“Tipografía”

La sede de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en la madrileña calle Alcalá, ha acogido este jueves la ceremonia de entrega del Premio Rafael Manzano Martos de Nueva Arquitectura tradicional 2020, reconocimiento que ha premiado este año el trabajo del arquitecto ecijano Fernando Martín Sanjuan.

El acto, que ha estado presidido por la vicepresidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, ha contado con la presencia vía telemática del presidente de la Red Internacional para la Construcción, Arquitectura y Urbanismo Tradicional (INTBAU en sus siglas en Inglés), Robert Adam, institución organizadora de estos premios, y el filántropo estadounidense Richard H. Driehaus, creador del premio.

El reconocimiento a Martín Sanjuan se soporta en los cuarenta años dedicados a la arquitectura donde el patrimonio histórico de su ciudad natal ha sido una de las bases de su carrera “la arquitectura histórica y tradicional es además de mera arquitectura, un archivo histórico que atesora la filosofía del ritmo de sus espacio”.

En esta forma de ver la arquitectura tiene mucho que ver el lugar que lo vio nacer, como el propio Martín Sanjuan ha reconocido “estoy convencido que debo gran parte de mi trayectoria profesional a la extraordinaria circunstancia de haber nacido en Écija, uno de esos lugares de la memoria”

Écija y su patrimonio arquitectónico ha sido el hilo conductor del discurso del premiado quien también ha destacado su vinculación desde sus inicios con los oficios artesanales y alarifes, a los que desde un primer momento reconoce que consideró como “aliados”, tanto que le ha supuesto el apelativo de “arquitecto gremial” entre sus colegas de profesión.

"De estos oficios, y de sus registros empíricos deduje que en los conjuntos históricos no se debe partir de cero -ha subrayado-. Se debe partir de la lectura del lugar, entendiendo por el lugar la ciudad heredada".

Martín Sanjuan ha calificado este premio como el “máximo galardón de mi carrera profesional” y ha querido dedicárselo a su familia y a todos aquellos compañeros y profesionales que le han acompañado a lo largo de su vida.

Sobre el arquitecto ecijano, el filántropo estadounidense Richard H. Driehaus ha dicho “Sanjuan ha concebido sus obras como piezas de un todo coherente (…) Ha confiado en las tradiciones de construcción de Écija, trabajando junto a sus maestros artesanos. Es un ejemplo para una práctica más cívica, dirigido a mejorar la integridad y el bienestar de una ciudad y sus ciudadanos más allá de cualquier otro interés”

Durante el acto también se entregó la Medalla Richard H. Driehaus a la Preservación del Patrimonio el ingeniero Vitor Coias, el primer portugués galardonado, y que reconoce la investigación y difusión de soluciones técnicas respetuosas con la integridad constructiva de los monumentos y con el medio ambiente.

El Premio Rafael Manzano, dotado con 50.000 euros, persigue reconocer proyectos arquitectónicos realizados sobre patrimonio de pequeñas localidades y visibilizar la labor de los artesanos de la construcción.

Publicidad
Publicidad