“Tipografía”

Francisco Martín PratEsta es su historia

.- Francisco Martín Prat, contaba tan solo catorce años, cuando los hermanos Wright allá en America, consiguieron volar con un aeroplano en vuelo controlado, noticia esta que al llegar a Ecija, daría que pensar al que tan solo dos años mas tarde, en 1907, se iniciaría en la academia de Infantería de Toledo junto a Don Alfonso de Orleans y Borbón, Infante de España, primo hermano de su Majestad el Rey Alfonso XIII y más tarde primer aeronauta español.

Nuestro protagonista, consciente del desarrollo del aeroplano, comienza a soñar con ocupar un día el espacio, donde por ley natural solo corresponde a las aves. Tras los continuos avances en esta materia y siendo ya caballero de la infantería española, Don Francisco Martín Prat, estando destinado en Tetuán allá por el año 1914, aprueba su ingreso en el curso de aviación, que como era costumbre, le llevaría por los más variados aeródromos de la geografía española a cumplimentar con éxito las distintas fases del mismo, hasta llegar a su etapa final en la escuela de aerostación de Guadalajara, academia que creara en 1909 el Coronel Vives, indiscutible fundador de la aeronáutica militar española, lugar donde una vez concluido su periodo de instrucción en vuelo y en las disciplinas y técnicas científicas de la aviación, “así llamadas en la época” le llevaría a conseguir el día 25 de Septiembre de 1915, sus más que merecidas alas de aviador, insignia que le seria impuesta con todo honor sobre la pechera de su uniforme, el día 11 de Noviembre del mismo año.

Convertido ya Don Francisco Martín Prat en el primer militar Ecijano en obtener la licencia de vuelo, pasa a ocupar tras varios cursos con verdadero aprovechamiento, los diferentes destinos que el alto mando le confiere, inicialmente como teniente y más tarde como capitán. Entre los más importantes se encuentra la recordada base aérea de Tablada en Sevilla, donde nuestro protagonista desarrollaría la mayor parte de su vida castrense, llegando a ser con el grado de piloto militar de primera categoría, instructor de vuelo de muchos pilotos que recuerdan con cariño al que era Comandante en Jefe de dicho aeródromo militar a primero de los años treinta. Una vida tan apasionante como intensa, que le lleva a participar en la guerra de África de una forma especial en multitud de ocasiones, apoyando la contienda desde el aire con los aeroplanos de la época, cuales eran los famosos Breguet o los De-Havillands, aeronaves con las que este Astigitano a lo largo de su corta pero fructífera existencia consiguió, gracias a su labor impecable, que fuera reconocido y condecorado por sus muchos meritos, con las más altas distinciones que otorga el Ejército del Aire Español.-

Una vida que efectúa un giro de ciento ochenta grados al producirse el levantamiento del General Sanjurjo, que aunque fallido más tarde, involucra al Comandante Martín Prat, a pesar de una expectante neutralidad, como Jefe responsable de la base aérea de Tablada.

Francisco Martín Prat fue también un indiscutible eslabón en la vida social Sevillana, participando de forma activa en eventos de importancia nacional como la exposición Iberoamérica del año 1929, la inauguración del hotel Alfonso XIII por parte del monarca español del mismo nombre y en todo cuanto se desarrollaba en la ciudad hispalense. Como hombre de profunda cultura, cabe destacar su pasión por el teatro y la zarzuela, pero sobre todo era un apasionado de la música, en este ámbito, no podemos olvidar que fue amigo personal de Don Miguel Fleta, el mejor tenor de la época. Dentro del amor que sentía por Ecija y por la fotografía, Francisco Martín Prat, se dedicó en los innumerables vuelos que realizó sobre las ciudad de la torres, a inmortalizarla con su cámara, para que hoy pudiéramos contemplar, las que están catalogadas como las primeras fotos aéreas de esta ciudad. Oteando un poco más en sus muchas virtudes, no podemos obviar sus profundas convicciones religiosas, aquellas que supo transmitir siempre a su familia y a los demás y que le hacían participar activamente en todos los eventos relacionados con su fe,

Como se puede comprobar la persona objeto de este homenaje y de esta exposición, dio mucho de si en esta vida.- vida que se apagaba en el exilio allá en Lisboa, la mañana del día 11 de junio de 1933, tras sufrir una enfermedad, que le llevaría a cerrar de forma repentina las paginas del libro de su historia.

El Señor Don Francisco Martín Prat se casó con la Señora Doña María Martín Ostos, el día 19 de julio de 1920 en la Mayor de Santa Cruz de esta Mariana ciudad de Ecija, fueron padres de probada virtud y dejaron siete hijos que fueron y son, hoy en día para muchos, un ejemplo a seguir.

Rafael Benjumea Gómez
Presidente de la Asociación Virgen de Loreto de Écija

Publicidad