12
Mar, Nov

“Tipografía”

El Juzgado de lo Penal número 15 de Sevilla ha aplazado de nuevo, en esta ocasión hasta junio de 2018, el juicio contra 15 vecinos de Écija acusados de delitos de lesiones al apedrear el 21 de abril de 2008 un camión de bomberos a cuenta de la muerte de seis personas en un incendio declarado en el número 24 de la calle Haya de este municipio.

Publicidad

El juicio fue señalado inicialmente para el pasado mes de junio, pero se aplazó a los días 16, 17 y 18 de noviembre como consecuencia de la incompatibilidad de agenda de algunos de los letrados que toman parte en el procedimiento.

No obstante, y debido a que los abogados de algunos de los acusados tenían señalados con anterioridad otros juicios para la próxima semana, el Juzgado ha decidido aplazar nuevamente la vista oral a los días 6 y 7 de junio del año 2018.

El incendio se cobró la vida de seis personas y como consecuencia de estas muertes, numerosos vecinos que se habían congregado a las puertas del número 24 de la calle Haya, en Écija, apedrearon un camión de bomberos y rompieron las lunas del mismo, entre otros aspectos. Se trataba de una represalia por la supuesta tardanza de las dotaciones de bomberos en acudir al lugar del siniestro.

Frente a la idea de que el servicio municipal de salvamento y extinción de incendios habría tardado entre 30 y 40 minutos en desplazar a sus efectivos, el entonces alcalde de Écija, Juan Wic, defendía que la primera llamada de aviso se produjo a las 7,35 horas de la madrugada y a las 7,40 "estaban en el domicilio y el fuego estaba controlado".

El entonces alcalde astigitano defendía también que el dispositivo movilizado, un cabo y tres bomberos, a los que después se unieron otros dos, con una bomba urbana ligera y un vehículo Pegaso, era el suficiente para actuar frente al citado incendio.

El Sindicato Profesional de Bomberos de Sevilla (SPB), de su lado, defendía esta misma versión y lamentaba el intento de "linchamiento" al que fueron sometidos los bomberos de Écija.

La Fiscalía de Sevilla solicita más de dos años de prisión y el pago de una multa de 2.400 euros para cada uno de los 15 vecinos acusados por un delito de lesiones.

Publicidad
Publicidad
Publicidad