24
Vie, May

Virgen de la Soledad

“Tipografía”

Con vista puesta en el cielo, pero con la cierta tranquilidad que aportaban los pronósticos, la Hermandad de la Soledad ha completado su recorrido por las calles de Écija desde el barrio de El Carmen, en un año en el que la hermandad ha querido rememorar épocas pasadas.

Publicidad

El sábado venía precedido de un tarde de Viernes Santo en la que finalmente, y después de varios retrasos, ninguna de las hermandades que tenían prevista realizar estación de penitencia decidieron hacerla por la lluvia.

La previsión para el sábado también contemplaba precipitaciones aunque con una menor probabilidad. Esto no condicionó la decisión de la Hermandad de la Soledad que mantuvo y cumplió su horario y recorrido.

De este modo, el paso de la Quinta Angustia primero y tras él, el Santo Sepulcro y la Virgen de la Soledad, salieron un año más desde la Iglesia de El Carmen para recorrer durante unas horas las calles de Écija.

Como es costumbre el paso en el que yace el cuerpo sin vida de Jesucristo, ha estado acompañado por parte de la corporación municipal, precedido por la Decuria Romana y el tradicional sonido de carraca.

Este año la hermandad ha querido rememorar épocas anteriores y esto se ha visto reflejado principalmente en la imagen de Nuestra Señora de la Soledad, que ha procesionado ataviada de riguroso luto, con vestimentas antiguas y con el primitivo escudo de la hermandad a modo de fajín. Por su parte el Cristo Yacente ha presentado una imagen desconocida para muchos, con el cuerpo cubierto, amortajado y con lazos morados portados por servidores. Además ha contado con la música de acompañamiento de los ministriles.

De este modo la hermandad quiere recordar que es una de las más antiguas de la ciudad, cuyos orígenes se sitúan en 1.429 y que este año se cumplen 590 años de historia.

Publicidad
Publicidad
Publicidad