Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Le conocí hace 30 años prácticamente empezaba en los medios de comunicación a trabajar. Siempre fue conmigo como un Maestro al que imitar y respetar. Su amor por Écija y por su gente lo dejó de manifiesto en todo lo que hacía. Sus pregones, meditaciones, presentaciones de libros, recitales siempre fueron un éxito. Su carácter afable hizo de él un señor del arte de la caballerosidad y de la generosidad. Tan generoso fue que compartía con todo el mundo sus investigaciones, sus publicaciones, su amor por una Écija que le nombró Marqués y Señor de estas tierras.

Leer más...

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

 -Vecinaaaaaa!!!

Aquello me sonó como un campanazo a media vuelta. Quizás no se había percatado mi querida del quinto de que me hallaba tras una lúcida pita que acababa de colocar entre muro y muro, cual uva a su parra se había enganchado entre hojarasca y asomaba su rostro como sorprendida lagartija pegada a un farol en busca de mosquitos.

-Querida, no estoy muy lejos .En el mismo lugar de siempre, hoy leyendo o mejor ojeando la propaganda comercial llegada al buzón.

-¿Este “plantario” que nos aleja, de dónde lo ha sacado? 

Leer más...

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Me acababa de sentar cuando un ruido de bolsas y ajetreo, de trae y lleva, oí desde la otra parte de mi escénica vida. Se arrancaba la mañana soleada, atrás habíamos dejado la penumbrosa lluvia y las tardes grises y me acomodaba  para disfrutar de unos livianos rayos de sol que habían obrado el milagro de hacer resucitar a mis macetas, o mejor dicho a las plantas de mis macetas. Admirando desde la lejanía  las rosas rojas, amarillas y blancas de mi ventanal atisbé una sombra que me parecía no ser una nube más bien un nubarrón del contiguo habitáculo.

-¿Qué tal me queda? ¿Cómo me ve?

Leer más...

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Hoy me he levantado con la sensación de haber tenido un mal sueño. He llorado, tenía que liberar  la pena.Aún así estoy en ese impase de incredulidad que siempre queda cuando un ser querido se marcha. Ella se ha ido, a los cielos eternos del mundo. La recordaré siempre por su afabilidad, amabilidad y por su ser como persona y compañera.

Hoy, en ese día después cuando aún no terminas de asimilar las malas noticias sigo retorciéndome en lo inverosímil de un hecho que deja huérfanos a los que contamos noticias, a los que a diario nos seguís y somos conocidos por nuestro trabajo. El de Yolanda, como el mío,  era el de contar buenos titulares el hacer que las cosas que otros hacen se conviertan en noticia gracias al medio en el que trabajamos. Y hoy Ella se ha convertido en una de las peores noticias que a un compañero le gustaría dar.

Leer más...

Más artículos...

Publicidad
Ministerio 1a
Publicidad