×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 62

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Francisco Fernández-Pro: Letras breves... Me equivoquéEstaba equivocado con Susana Díaz. Lo reconozco. Con Susana Díaz y con Ciudadanos.

Hace unos meses afirmé que Susana me parecía más ratona que leona y me equivoqué. Susana Díaz le ha enseñado los dientes a su Secretario General y le ha demostrado, con su firmeza, que no está de acuerdo con la política de pactos que ha iniciado Pedro Sánchez con la extrema izquierda y los ultranacionalistas. Me alegro de haberme equivocado.

Leer más...

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Francisco Fernández-Pro: Letras breves... Los genes agilipollaosHoy desayuné con una noticia de escalofrío. Chema Rodríguez, recogía en el diario El Mundo, una denuncia presentada por la Asociación Moronera Independiente (AMA), que nos afecta muy directamente a los ecijanos: El Consorcio de Abastecimiento y Saneamiento de Aguas PLAN ÉCIJA, reparte, anualmente, 80.000 euros, en concepto de dietas de asistencia, entre cuatro de los cinco alcaldes que andan chupando en su Comisión Ejecutiva (el de Arahal tuvo la vergüenza de renunciar a las suyas). Estos alcaldes son los de Osuna, la Puebla de Cazalla, Marchena y Morón. Cada edil se embolsa 325 euros por reunión celebrada; y todos los miércoles se celebra una. Hagan los cálculos, por favor.

Leer más...

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Francisco Fernández-Pro: Letras breves... El pueblo y la democracia de las urnas (III) – De los genes “jodíos” y los alelos sordosCreo que el problema es cosa de genes. Más concretamente, de unas cositas pequeñitas que tienen los genes, que se llaman alelos. Por lo que se ve, los alelos dominantes en los ciudadanos mediterráneos son así de curiosos. Por ejemplo, los ecijanos tenemos uno que es el del orgullo por lo tonto. Este alelo provoca que nos enorgullezcamos por el dudoso privilegio de freírnos en verano con las temperaturas más altas de Europa, antes que por habitar una de las ciudades más importantes del antiguo Imperio de Roma.

Leer más...

Más artículos...

Publicidad
Publicidad
Publicidad