Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Hace un par de artículos nos referíamos a la diferencia entre un ciudadano y un vasallo. La cosa no es baladí, porque de la diferencia de ser lo uno o lo otro depende nuestra Democracia, pues si la Democracia es el “gobierno del Pueblo”, la Oclocracia se define como el “Gobierno de la muchedumbre”; y si el Pueblo tiene alma y responde a la razón, la muchedumbre se mueve por el instinto de supervivencia.

Leer más...

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Los tiranos surgieron siempre desde la ignorancia y, por eso, afianzan su tiranía quemando libros, asesinando a educadores y filósofos, derribando o controlando las aulas con inquisidores o comisarios políticos (¿qué más da el nombre que tuvieran?...): todo, por evitar la dignidad formada del ciudadano, la reacción de quien conoce las opciones, su capacidad garante de una elección realmente libre. A cambio, la tiranía propicia el pan y el circo, el bienestar filiadas, las gratificaciones de la servidumbre; y quizá, por esto, son los ignorantes sin conciencia y los pillos sin escrúpulos, los que infestan las tiranías y las mantienen.

Leer más...

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Esta semana Susana Díaz compareció ante la Comisión del Senado encargada de investigar las financiaciones irregulares de los partidos políticos, para declarar sobre el caso más grave de corrupción habido en España: el que, “presuntamente”, se ha perpetrado durante años en Andalucía por parte del PSOE de la Junta: los casos de los EREs y el de los Cursos de Formación (“Caso Edu”).

Leer más...

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Decíamos ayer, que lo que no le perdono a Pedro Sánchez y sus adláteres, es que me estén polarizando. Tanto es así, que hoy me he sorprendido yo mismo escribiendo este artículo. Pero es que, cada día, se hace más patente la condescendencia de esta deriva “sanchista” (me merece mucho más respeto el PSOE) con los radicales, independentistas y antisistemas; lo que está llevando al gobierno de España al sectarismo más rancio y radical. Prueba de ello es el intento de aprobar leyes extremas, que incluso impiden a los ciudadanos expresar sus ideas con libertad (que eso es lo que hace la que reprime el sagrado ejercicio al Pensamiento libre y la Palabra -hablada o escrita- para manifestarlo)

Leer más...

Más artículos...

Publicidad
Publicidad
Publicidad