Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

A pesar de la infinidad de asuntos que han surgido durante los últimos días, muchas veces me resulta muy difícil escribir un artículo… o, quizá, sea precisamente por eso.

La primera intención que tuve fue responder con uno de ellos, a las observaciones que me hizo un amigo sobre mi último romance, dedicado a la Reina del Carnaval. Mi amigo me preguntó cómo era posible que alguien que había pregonado tres carnavales y una feria taurina, hubiera pregonado también dos navidades y tres semanas santas. La cuestión que me planteaba, me ponía en bandeja un artículo sobre la necesaria tolerancia, el respeto a la libertad ajena, a la afición de cada cual y a la fe de cada uno.

Leer más...

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

¿PASODOBLE MACHISTA?

…para una Reina del Carnaval, que no será.

Yo que fui tu Pregonero
-el primero del Cabrera-,
hoy me atrevo, Carnaval,
a hablarte de esta manera:

Ha pasado mucho tiempo
por la Vida y por la vera
y, jodiendo tu Alegría,
están cambiando las fiestas
no sólo de los febreros
sino de todas las fechas,
y no sólo de este Pueblo,
también de la España entera.

Leer más...

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Sabino Fernández Campos le dijo al Rey en cierta ocasión: “Majestad, la Corona es la única Institución en España que no es elegida por el Pueblo, por eso tiene que ganarse al Pueblo todos los días”. Recomendación de un hombre que tuve el honor de conocer y que, desde el principio, me pareció un sabio defraudado.

Leer más...

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Está visto que a la buena voluntad no se le da ni un segundito de tregua. Hace sólo siete días escribía un artículo defendiendo a Carmena y elogiando su decisión de nombrar Reinas Magas a fin de evitar agravios género-socio-culturales en la Cabalgata de Reyes y, acto seguido, a sus Majestadas, la alcaldesa de Madrid le restó los gansos de los cuentos de niños y los camellos y los villancicos de la Tradición, para sustituirlos por ciclistas, pinchadiscos y música discotequera. Más aún: hizo polvo la ilusión de ochocientos niños de un colegio católico, al prohibir –por primera vez en la historia del Mundo- la participación de los niños católicos en la Cabalgata de la Ilusión católica.

Leer más...

Más artículos...

Publicidad
Publicidad
Publicidad