“Tipografía”

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

Una vez finalizados los días vacacionales con la familia (días que siempre procuro aprovechar para “raptarlos” y compartirlos en el campo y en convivencia, y que ellos suelen disfrutar tanto como yo), vuelvo a la tarea de todos los días y comienzo a preparar los próximos compromisos: el primero (aparte de la grabación de la “Rebotica del Cojuelo”, claro está) será la presentación –organizada por la Asociación “Amigos de Écija”- de “El Cementerio de los suicidas”, la nueva novela de mi admirado y querido Amigo Manuel Hurtado Marjalizo, un ecijano bastante desconocido por nuestros paisanos y que, en muy poco tiempo, se está convirtiendo en uno de los referentes de la narrativa española.

Publicidad

Si su primera obra, “La hora del Lobo Gris”, sorprendió a propios y a extraños, al ser proclamada en 2010 finalista del prestigioso Premio Fernando Lara de Novela, concedido por la Fundación José Manuel Lara y la Editorial Planeta, podríamos considerar aún mayor el éxito alcanzado por su segunda producción, “La librería del callejón” que, publicada en 2016 bajo los auspicios de la Editorial “la Esfera de los libros”, alcanzó niveles de venta que obligaron a su reedición hasta en cinco ocasiones.

De su obra, Jesús Nieto en “El Cultural”, ha escrito: “Tiene el mérito de palpar las miserias de toda una época a partir de una trama absorbente, que queda subordinada al magisterio de la descripción temporal”; la crítica del MUNDO, afirmaba: “Con sus novelas pretende contar historias entretenidas, llenas de misterios y algunas reflexiones, que atrapen al lector y lo seduzcan”. Por su parte, de “La librería del Callejón”, escribiría EL ILUSTRADOR: “…amor, ocultismo y numerosas intrigas que te mantendrán alerta hasta la última palabra”; y el periodista y escritor, Luis del Val, afirmaría: “Es una delicia que te va atrapando poco a poco”.

Pues bien, aseguraría que esta tercera novela -que el próximo día 27 tendremos la oportunidad de presentar en la Biblioteca Pública Municipal-, resulta aún más redonda que las anteriores. Se palpa que en el autor, el magisterio crece de forma exponencial: quizá porque quien nace para escribir, si descubre tarde su vocación, toda la pasión y toda la creatividad retenida, las vuelca en las historias que escribe.

Quedan invitados.