“Tipografía”

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Resulta “jodío”,como decimos por aquí: llevo años reivindicando un reconocimiento de los ecijanos a uno de los ciudadanos más ilustres de la Ciudad, Genaro Chic Garcíay, cuando –por iniciativa del Museo Histórico Municipal- se deciden a celebrarlo, el próximo domingo día 5 de mayo, no puedo eludir una cita personal por tierras toledanas.

Publicidad

Sin embargo, hay cosas tan justas que, cuando se demoran demasiado, pasan a ser necesarias; y es lo que le ha ocurrido a este homenaje. Tanto es así, que no me he privado de finalizar el último programa de la Rebotica del Cojuelo de la Televisión Comarcal, con un pequeño homenaje a Genaro; y tampoco quiero privarme de dejarle estas letras escritas en mis columnas habituales del ciberespacio, para que aquellos que las lean, puedan conocer y valorar la justicia a la que me refiero.

He citado y escrito de Genaro Chic en muchos de mis artículos. En dos de ellos, publicados hace justamente cinco años, me refería a él. En el primero de ellos, titulado “De los autores ecijanos y el mes de los libros” (fechado el 1 de mayo de 2014), afirmaba:

“… Por la misma fecha, mi querido Amigo, crítico y mentor, el Profesor Ceferino Aguilera Ochoa, ingresó en la Academia “Luis Vélez de Guevara” con un discurso magistral, al que se le hizo un inexplicable vacío informativo y en el que reivindicaba a todos los autores ecijanos de la última centuria; muchos de ellos absolutamente olvidados para la Memoria Colectiva. Ese día, yo elogié su iniciativa, pero tuve que hacer notar un hecho curioso: que tuviera que ser un hombre venido de tierras de Jaén, el que rescatara del olvido a tantos escritores que habían dedicado sus vidas y sus obras, a recoger el pulso, la pasión y la historia de nuestros antepasados.

“Hace un par de semanas dialogué sobre lo mismo, con otro ilustre paisano del que nos deberíamos sentir profundamente orgullosos: el que fuera durante años Catedrático de Historia Antigua de la Universidad de Sevilla, el Profesor Genaro Chic García que, con sus investigaciones, sus publicaciones y su predisposición, tanto y tan bien ha servido a Écija y a los ecijanos, siempre que tuvo ocasión para hacerlo…”

Sólo una semana después, en el Artículo titulado “Munda (I)”,informaba:

“… En estos últimos años hemos presenciado un espectáculo del que deberíamos sentirnos orgullosos todos los ecijanos: la recuperación, no sólo de la memoria de nuestra ciudad como Colonia Augusta Firma romana, sino la certeza de la indiscutible categoría que Astigi tuvo entre las más importantes ciudades del que fue el  mayor Imperio del Mundo antiguo.

“Fruto del arduo y fructífero trabajo emprendido hace tres lustros (gracias a la colaboración iniciada a mediados de 1995, con el Departamento de Historia Antigua de la Universidad Hispalense, a través de Genaro Chic y -a partir de él- de Pedro Sáez y Sergio García-Dils, además de Jesús Muñoz Tinoco), es el rescate de esa memoria y el de innumerables piezas arqueológicas (algunas de ellas de inmenso valor), que hoy podemos admirar en nuestro Museo Histórico.”

Más, como a pesar de todo, habrá ecijanos que no conozcan al personaje y no serán conscientes de todo lo que le debe nuestra Historia y nuestro Patrimonio, permítanme informarles de algunos de sus datos biográficos que, sobradamente, justifican, no sólo la necesidad de hacerle este homenaje, sino de habérselo hecho mucho antes.

Genaro Chic García, nació en Écija en 1949. Gracias a sus esfuerzos becados, estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Sevilla obteniendo, en 1972, el Premio Extraordinario de Licenciatura en Filología Clásica.

Posteriormente, realizó su Tesis Doctoral, sobre las "Bases y desarrollo del comercio aceitero de la Bética durante el Alto Imperio Romano" que, leída en 1977, obtuvo la calificación de Sobresaliente Cum Laudem.

En 1980, consiguió el nº 1 de su promoción como Profesor Adjunto/Titular, ejerciendo como profesor en las Universidades de Córdoba, Cádiz y Sevilla; y, desde 1989 –y durante 20 años-como Catedrático de Historia Antigua de la Universidad Hispalense.

Ha dirigido 12 Tesis Doctorales y 12 Memorias de Licenciatura.

Ha sido Presidente de la Comisión de Doctorado del Departamento de Historia Antigua, Director de la revista de investigación “Habis”(la de mayor prestigio de la Universidad de Sevilla), y Vicepresidente de la Sociedad de Estudios Clásicos de Sevilla y Huelva.

Es miembro del Consejo de Redacción de la Revista “Espacio y Tiempo”, de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Sevilla y miembro correspondiente de nuestra Real Academia "Luis Vélez de Guevara", cuyo Boletín dirigió durante su primera época. También ha dirigido grupos de Investigación nacionales e internacionales, dedicados al estudio de la Historia o de aplicaciones técnicas a la misma (por ejemplo, el estudio de las monedas desde la perspectiva de su composición metálica, en el Departamento de Física Atómica de la Universidad de Sevilla).

Ha dirigido el grupo denominado "La Bética romana: su patrimonio histórico", de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, y colabora como investigador en el proyecto “Comercio e intercambio de metales en el mediterráneo occidental y central (siglo V a.C.a I d.C.)”, así como en el de “Sociedad y paisaje. Economía en la Península Ibérica (siglos VIII a.C. - II d. C.)”  Por otro lado, ha dirigido un par de series divulgativas de la Historia Antigua de Andalucía para Canal Sur Televisión.

En 1986, dirigió y coordinó el I Congreso sobre Historia de Astigi (Écija); y doce años después, el Congreso Internacional "Ex Baetica amphorae", Sevilla-Écija.

En 1990, fue coautor de “3 navegación por el Guadalquivir entre Córdoba y Sevilla en época romana”, y en 2001 publicó “Datos para un estudio socioeconómico de la Bética. Marcas de alfar sobre ánforas olearias”, obra que puso las bases para el estudio de toda la problemática relacionada con el aceite en época romana y su incidencia en el desarrollo socioeconómico del Estado Romano, recogiendo las casi 3500 marcas conocidas de las ánforas olearias béticas; lo que constituye un código impresionante para poder realizar un estudio socioeconómico de la Bética, aún pendiente de realizar.

Igualmente, ha publicado libros para la docencia, como “El mundo mediterráneo arcaico. Apuntes para la comprensión de una época” (2003); ha realizado traducciones de obras ajenas y ha escrito más de 120 monografías y artículos en revistas especializadas y congresos, tanto nacionales como internacionales.

En 2009, publicó “El comercio y el Mediterráneo en la Antigüedad”, como una síntesis de su pensamiento investigador

En el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Sevilla dirigió y editó, en 2014, un estudio sobre la “Historia de Europa (siglos X a.C.-V d.C.)”,

Dirigió el grupo “Economía de Prestigio versus Economía de Mercado”, encausado al estudio integrado de los dos tipos fundamentales de economía desde la antigüedad a nuestros días.

Pero, con todo lo expuesto –y según él ha confesado algunas veces- de lo que se siente más orgulloso, es de haber recibido de la Universidad de Sevilla –previo informe de sus alumnos- el Diploma de Profesor Excelente.

A todo lo dicho y, como decía, yo añado que le debo la continua y fructífera relación que he mantenido con él –como admirador, compañero y Amigo- desde que fuimos presentados por mi padre en 1986, cuando ambos intervenían en la organización del I Congreso de Historia de Écija. Relación, la nuestra, que se mantuvo durante todos estos años, procurando frutos impensables y haciendo germinar mi gran admiración por sus conocimientos y el continuo intercambio de ideas, proyectos e información (primero, como académico; después, como político; y, más tarde –hoy por hoy-, como el simple y curioso divulgador que soy)

Lo dicho: un homenaje a mi queridísimo Amigo Genaro Chic, en el que siento no estar, pero al que me sumo incondicionalmente porque, habiendo sido tan tardío, ya -más que por justicia- se lo debíamos por necesidad.

 

 

Publicidad
Publicidad
Publicidad