Bombona

“Tipografía”

La bombona de butano se paga desde el 16 de noviembre  a 16,92 euros, acumulando un aumento de casi cinco euros desde septiembre del año pasado. Una dolorosa subida para los hogares que dependen del butano para la calefacción y el agua caliente, bien porque no hay alternativas o porque no pueden pagar otras fuentes de energía más caras, alerta la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Esta subida de 80 céntimos en el precio de la bombona supone un incremento del 4,96% (rozando de nuevo el máximo permitido en cada revisión) y marca un nuevo máximo, el más alto en los últimos seis años y que roza ya el récord histórico de 17,50 euros que se alcanzó entre la primavera de 2013 y el inicio de 2015.

La previsión de OCU es que el precio de la bombona de butano pueda superar el máximo histórico el próximo mes de enero, coincidiendo con el invierno que es habitualmente un periodo de subidas de precio con motivo del aumento de la demanda.

OCU recuerda además que este precio solo se aplica a la bombona tradicional de butano, aquella que tiene 12,5 kilos de carga y que en vacío pesa más de 9 kilos. Las que poseen una tara inferior a 9 kilos o no tienen una carga de entre 8 y 20 kilos, y que suman un 22% del mercado, tiene un precio liberalizado desde hace años, por lo que suelen costar más que este precio regulado

En cualquier caso, OCU recomienda a las familias con dificultades económicas que al menos comprueben si tienen derecho al bono social eléctrico, ya que incluye una ayuda térmica automática por un importe de entre 29 y 124 euros al año sea cual sea la fuente de energía que se emplee. La organización estima que alrededor de 1,2 millones de hogares no disfrutan de esta ayuda aun cumpliendo los requisitos para recibirla, de ahí que solicite al Gobierno que impulse la concesión automática del bono social eléctrico a todos sus beneficiarios, condición indispensable para la concesión del bono térmico.

Publicidad
Publicidad