Una vía de este tipo pasará a tener una limitación de 30 km/h

“Tipografía”

El próximo 11 de mayo entrará en vigor la modificación del Reglamento de Circulación en el que se recogen los límites de velocidad en las ciudades que se aprobó en el Consejo de Ministro el pasado 10 de noviembre, lo que supondrá reducir la velocidad a los 30 kilómetros por hora en las vías urbanas, salvo algunas excepciones como las calles de plataforma única  o las vías de dos carriles o más por sentido de circulación.

De este modo, los límites de velocidad en ciudad se dividen en tres tipos: 20 km/h en vías que dispongan de plataforma única de calzada y acera; 30 km/h en vías de un único carril por sentido de circulación, y 50 km/h en vías de dos o más carriles por sentido de circulación.

Los motivos que llevaron a la Dirección General de Tráfico (DGT) a implantar esta medida, que ha sido reconocida por la Dirección General de Movilidad y Transportes de la Comisión Europea, como una medida positiva que ayudará a reducir la siniestralidad vial, han sido varias.

Por un lado se atiende de este modo la demanda de los ayuntamientos para tener un paraguas legal normativo y poder aplicar los 30 km/h en sus localidades. Por otro lado ha aumentado el número de fallecidos en ciudades, de los que el 82% fueron usuarios vulnerables, es decir, peatones, ciclistas y motoristas. Estableciendo estos nuevos límites se reduce un 80% el riesgo de fallecer como consecuencia de un atropello. Si la velocidad del vehículo que impacta es de 30 km/h el riesgo es de un 10%;  si la  velocidad es a 50 km/h, ese riesgo de fallecimiento se eleva alrededor del 90%, también el reduce a la mitad la distancia que se necesita para detener el vehículo al pasar de 50 km/h a 30 km/h.

A estos motivos también se añade que la experiencias existentes de zonas 30  en ciudades demuestran el efecto positivo sobre la siniestralidad, con reducciones de los accidentes que han llegado a superar el 40%, y que se reduce a la mitad el ruido ambiental según el informe de recomendaciones del Grupo de Expertos Académicos para la 3º Conferencia ministerial global de seguridad vial.

Presentación del manual de aplicación

El director general de Tráfico, Pere Navarro, acompañado por el secretario general de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Carlos Daniel Casares y Alfonso Gil, teniente de alcalde del Ayuntamiento de  Bilbao y  presidente de la Comisión de Transportes, Movilidad Sostenible y Seguridad Vial de la FEMP han presentado hoy en Madrid el Manual de aplicación de los nuevos límites de velocidad en vías urbanas y travesías que entrarán en vigor el próximo 11 de mayo.

Este manual se crea con el objetivo de promover y ayudar a las autoridades municipales a aplicar esta modificación del Reglamento General de Circulación de forma efectiva, a través de ejemplos reales que se pueden encontrar en las calles de las ciudades de España.

El documento desarrolla, de manera gráfica, ejemplos concretos en los que se describe la sección de la vía mediante un esquema, se hace referencia a la parte específica de la normativa que aplica y, finalmente, se consolida el ejemplo mediante un caso gráfico real.

El manual se enviará a todos los ayuntamientos y estará disponible en las webs de la DGT y de la FEMP para su descarga.

Según Pere Navarro, “la presentación de este manual, un mes antes de la entrada en vigor de los nuevos límites de velocidad en las ciudades, es fruto de la apuesta decidida de colaboración entre administraciones. Esta bajada de la velocidad en nuestras calles, va a permitir a las autoridades municipales crear ciudades más amables, más humanas, donde puedan convivir de forma más segura los distintos usuarios de la vía, porque con velocidades superiores a 30km/h la seguridad para todos los actores que interactúan no está garantizada”.

Por su parte. Alfonso Gil ha destacado que “esta nueva reforma del Reglamento va a tener una transcendencia muy importante. Vamos a ver como elementos como el zapato, caminar, o la bicicleta ganan espacio, haciendo así ciudades en las que haya menos humos y menos ruido”. Además ha añadido “La movilidad saludable será la que conquiste el futuro y haga que nuestras ciudades sean más competitivas, fortaleciendo el comercio local; limpias y seguras”

Además del manual, también se ha creado un video explicativo que ha sido proyectado durante la presentación en el que se pueden ver algunas de las transformaciones que podrán realizarse en las ciudades a nivel urbanístico con la aplicación de estos nuevos límites de velocidad.

Tendencia mundial

A todas las razones expuestas se suma que la reducción de la velocidad en las ciudades a 30 km/h es una de las prioridades de la Agenda 2030 con el objetivo de convertir las ciudades en espacios más seguros reduciendo, tanto el riesgo de sufrir un accidente, como la gravedad del mismo.

La Declaración de Estocolmo 2020, redactada tras la III Conferencia Ministerial Mundial sobre Seguridad Vial recoge en su octava recomendación “Establecer un límite máximo de velocidad de desplazamiento por las vías de 30km/h en zonas urbanas”.

Asimismo, la Unión Europea, dentro del marco de las políticas europeas en seguridad vial para el periodo 2021-2030 se basa en el enfoque “Sistema Seguro”, en el que las vías y los vehículos deben estar diseñador para dar cabida a los errores humanos sin causar lesiones graves o muertes y las velocidad permitidas para los vehículos son uno de los componentes del nivel de seguridad proporcionado por las otras partes del sistema.

Por último, el lema escogido este año por Naciones Unidas para la celebración de la VI Semana Mundial para la Seguridad Vial que se celebrará del 17 al 23 mayo 2021 se centra también en la reducción del límite de velocidad a 30 km/h en las zonas urbanas bajo el lema  Construyendo calles para la vida “Streets for Life #Love30”.