Juan Manuel Moreno, presidente de la Junta de Andalucía

“Tipografía”

Andalucía ha activado el Plan Territorial de Emergencias y ha elevado la situación por el coronavirus al nivel 2 de emergencia desde la tarde del sábado, por lo que se ha constituido un Gabinete de Crisis desde donde se han adoptado un paquete de medidas entre las que está el cierre de todos los establecimientos comerciales menos los que ofrezcan un servicio de primera necesidad. Al mismo tiempo el presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, ha apelado a la responsabilidad de la ciudadanía y ha pedido que permanezcan en sus casas en la medida de lo posible.

La orden de cierre de establecimientos comerciales, de hostelería y ocio, también se extiende a parques y playas, mientras que los de alimentación, farmacias, clínicas, gasolineras, bancos y kioscos podrán seguir abiertos aunque deberán de cumplir las normas de seguridad establecidas como mantener una distancia mínima entre personas.

Esta medida entra en vigor desde mañana para los locales de hostelería y ocio, parques y playas, y se ampliará el plazo hasta el lunes en el resto para permitir la reorganización de los negocios.

El incumplimiento de estas de medidas supondrá la aplicación de sanciones económicas que pueden ir desde leves a muy graves, según ha anunciado el presidente.

Además de esta medida Moreno ha anunciado el cierre parcial de la administración de la Junta de Andalucía y el mantenimiento de los servicios esenciales, lo que permitirá la reducción de personal en las edificios públicos y cedes administrativas pero no sin paralizar la actividad que continuaría con mecanismos de teletrabajo.  

La tercera medida anunciada es la suspensión del cómputo de los plazos administrativos durante 15 días, lo que supone que este periodo de tiempo se considerará inhábil. También se aplicará durante este mismo periodo de tiempo una moratoria para las caducidades de las Inspecciones Técnicas de Vehículos.

Por otra parte se ha acordado la declaración de emergencia para la contratación pública y una última medida supondrá la reducción de horarios del transporte público a niveles interprovincial, provincial y metropolitano, aplicando al mismo tiempo una limitación de capacidad hasta el 50 por ciento y manteniendo una distancia de seguridad de tres filas en el caso de los autobuses entre los ocupantes y el conductor.

El presidente ha pedido a la ciudadanía que permanezca en sus casas en la medida de lo posible “la responsabilidad de frenar nuevos contagio es de todos nosotros” y vaticina que la situación de momento tiende a empeorar durante los próximos días.

Publicidad
Publicidad