Carlos I

“Tipografía”

El 11 de marzo de 1526 la ciudad de Sevilla acogía uno de los eventos más importantes de su historia, la boda entre el emperador Carlos V y la princesa Isabel de Portugal. La estancia de la Corte en Sevilla se prolongó hasta el 13 de mayo de ese mismo año, en ese momento comenzó un viaje que tenía como destino Granada, pasando antes por otras ciudades como Écija.

El emperador llegó a Écija el 16 de mayo procedente de Venta del Palmar donde habían llegado el 16 de mayo desde Fuentes de Andalucía. Como recoge Mónica Gómez-Salvago en el libro “Fastos de una boda real en la Sevilla del quinientos”, al encuentro del monarca al camino de Sevilla “salieron los señores capitulares, los caballeros del regimiento, los escribanos públicos, el tesorero, los caballeros de contía, con lazas y a caballo, los caballeros de la ciudad, un escuadrón de gente de ordenanza con cinco banderas , tambores y pífanos, y mucha gente”, como se recoge en Actas Capitulares del Archivo Municipal de Écija

Tras el besamanos todos se dirigieron hasta la puerta de Osuna que en ese momento se encontraba cerrada y junto a la cual se encontraba un altar con los privilegios de la ciudad para que el emperador los confirmase, algo que hizo tras ser solicitado por el conde de Palma. Acto seguido se abrieron las puertas y Carlos V hizo su entrada en Écija.

La primera parada fue la iglesia de Santa Cruz donde llegaron a caballo y oraron. El siguiente destino sería la casa del conde de Palma -lo que hoy conocemos como convento de San José o “Las Teresas”- donde estableció su alojamiento durante los dos días que estuvo en la ciudad. 

El emperador llegó a Écija un miércoles por la tarde y se marchó en dirección a Córdoba el viernes por la tarde. Durante el tiempo que estuvo en la ciudad –el jueves- asistió a una corrida de toros en la plaza mayor –hoy Plaza de España “El Salón”-.

Señala Mónica Gómez-Salvago en su libro, que aunque la llegada a Écija fue en mayo, algo se sabría ya en la ciudad algún tiempo antes. El 17 de marzo de 1526, como se recoge en un documento en el Archivo Municipal de Écija, se recibió la primera comunicación oficial “habla del nombramiento de diputados para el recibimiento de su majestad, tarea que fue encomendada a Alonso Fernández de Montemayor, Juan de Hinestrosa, Francisco de Zayas, Juan Sánchez de Orellana y el corregidor”.

*Fuente consultada: 

Archivo Histórico Municipal de Écija

Libro “Fastos de una boda real en la Sevilla del quinientos” – Mónica Gómez-Salvago

Artículos de la serie histórica:

Visitas reales a Écija: Alfonso XIII - 1916

Visitas reales a Écija – Felipe V – 1730

Visitas reales a Écija: Felipe IV – 1624

Visitas reales a Écija: Carlos I y V de Alemania – 1526

Visitas reales a Écija – Isabel I de Castilla “La Católica” – 1487-1490

 

 

Publicidad
Publicidad