24
Vie, May

Butarque

“Tipografía”

Salvando las distancias, Rubén Pérez ejerce el mismo efecto positivo para el Leganés que LeBron James para Los Angeles Lakers. La franquicia sufre para ganar sin el jugador de Akron (Ohio) y algo similar le ocurre a Lega cuando el medio no está sobre el campo. El ecijano es el amuleto del Lega, un equipo que sueña con alargar una temporada más su estancia en LaLiga Santander.  

Publicidad

Rubén Pérez del Marmól aterrizó en el Leganés en 2016 después de cerrar un ciclo de tres años en el Granada y darse a conocer nacionalmente. Ya se le auguraba un futuro prometedor cuando a principios de siglo destacaba en la cadena de filiales del Écija, y el Atlético de Madrid no tardó en reclutarle para su academia, al contar con cualidades para asentarse en el primer equipo. Sin embargo como tantos otros canteranos rojiblancos, tuvo que emigrar para buscar la suerte con otros colores. Ahora triunfa en Butarque, no muy lejos del Wanda Metropolitano.

Estadística demoledora sin Rubén Pérez

El centrocampista andaluz es clave para Mauricio Pellegrino como lo fue también para su antecesor: Asier Garitano. De sus más de 200 partidos en Primera División algo más de un tercio los ha disputado con la camiseta del conjunto ‘pepinero’, para liderar holgadamente la lista de jugadores con más encuentros en la máxima categoría de los madrileños.

Desde que fichó por el equipo sudoeste de Madrid, Rubén Pérez solo se ha perdido de 18 citas. Y el Lega ha pagado caro sus ausencias porque el precio de la victoria sale a una media de 16,67%. La estadística es demoledora en sus 18 incomparecencias, con 12 derrotas y tres empates. Números muy negativos en comparación con el cómputo global para un bloque que por tercer año consecutivo quiere salvarse y eludir el descenso, objetivo para el que parece capacitado según las cuotas de fútbol y las apuestas de fútbol. El Leganés asoma la cabeza por fuera del descenso y, al contrario que sus rivales directos como el Huesca o el Rayo Vallecano, ha hecho de su estadio, Butarque, un fortín como para pensar que acabará por encima de las tres últimas plazas.

Ahora bien, el Lega debe procurar que Rubén Pérez no cause baja o de lo contrario el reto puede convertirse en uno más complejo de lo que parece viendo su regularidad en casa. El Lega acusa casi tanto sus ausencias como los Lakers las de LeBron James. De alguna manera, el gen competitivo que les ha inculcado el Michael Jordan del baloncesto actual desaparece, volviéndose los de oro y púrpura un conjunto sin rumbo como antes de su llegada a California. Dicho efectivo negativo también se daba en los Cleveland Cavaliers y en los Miami Heat.  

Si LeBron es el amuleto de los Lakers, el ecijano lo es para un modesto como el Lega. Los ‘pepineros’ se han marcado como fin continuar en Primera un año más, para lo que se presume indispensable la colaboración de Rubén Pérez. Los datos hablan por sí solos.  

 

Publicidad
Publicidad
Publicidad