Columna en el acceso a Écija desde Córdoba

“Tipografía”

En el marco de una reunión mantenida entre el vicepresidente de la Junta de Andalucía  y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín y el Alcalde de Carmona, Juan Manuel Ávila, localidad en la que se encuentra la sede de la Ruta Bética Romana, el representante del Gobierno Autonómico ha avanzado que la Junta ampliará su colaboración con este producto turístico.

La Ruta Bética Romana la integran un total de catorce localidades que se reparten entre las provincias de Sevilla, Cádiz y Córdoba. Entre los municipios que forman parte de ella se encuentra Écija, ya que la ruta sigue el trazado de la antigua Vía Augusta, y por ello el objetivo de la misma es poner en valor el pasado y el legado de la huella romana en Andalucía.

Marín ha querido, en primer lugar, “agradecer a los municipios integrantes de la ruta su trabajo y esfuerzo por mantener vigente este proyecto pese a que no tuvo el apoyo suficiente en anteriores legislaturas”. “Han sabido mantener la llama encendida de esta iniciativa para dar a conocer y promocionar el pasado  histórico de nuestra tierra a través de iniciativas turísticas. El turismo es un elemento fundamental del desarrollo económico de nuestras ciudades.

En su encuentro con el alcalde de Carmona, el consejero de Turismo ha informado de que la propuesta de la Junta de Andalucía pasa por lanzar un paquete de subvenciones de 800.000 euros que está en la línea del producto del que forma parte esta localidad sevillana, “se impulsarán durante este año y el próximo para tener tiempo suficiente para recuperar el tiempo perdido y relanzar esta interesante iniciativa”, ha apuntado el titular de la Consejería.

La colaboración que venía prestando la Junta de Andalucía era de promoción, organización de jornadas y todo lo que tiene que ver con el marketing de todos los municipios de esta ruta, cuyo valor histórico y patrimonial es incalculable y que la Junta de Andalucía pretende incentivar.

Publicidad
Publicidad