Vista aérea de Cañada de Rabadán

“Tipografía”

La Dirección General de Urbanismo de la Junta de Andalucía ha acogido en las últimas horas una reunión entre representantes de los ayuntamientos de Écija y Fuente Palmera con el fin de buscar soluciones a la situación que atraviesan los vecinos de Cañada de Rabadán, una pedanía que ocupa en casi totalidad terreno del término municipal de Écija, pero a la que presta servicio Fuente Palmera.

Publicidad

Esta situación provoca importantes problemas a los vecinos de Cañada de Rabadán que ven limitadas las posibilidades de crecimiento de la pedanía al encontrarse rodeada del término municipal de Écija.

Entre las soluciones que se barajan está la modificación de los respectivos planes de ordenación urbana, tanto de Écija como de Fuente Palmera, y en ellos reflejar la realidad territorial y urbanística.

Cañada de Rabadán “está, casi al 100%, en el término de Écija, pero los servicios urbanísticos, luz, agua, alcantarillado, etc., se gestionan desde el ayuntamiento de Fuente Palmera, lo que genera una problemática urbanística importante”, recordaba el delegado de Gestión del Espacio Urbano de Écija, Sergio Gómez, por lo que se hace necesario buscar una solución en la que se deben de implicar la administración regional y las provinciales de Córdoba y Sevilla, al tratarse de límites provinciales.

La solución de este problema histórico podría pasar por “la modificación de las normas subsidiarias de Fuente Palmera y del PGOU de Écija, de tal manera que reflejemos cuál es la realidad territorial y urbanística actual en la pedanía”, señalaba Gómez.

Por su parte, el arquitecto municipal, Fernando Beviá, considera que se necesita “una separación entre lo que es la ordenación urbanística y la gestión urbanística. La ordenación se resuelve con el modificado del Plan General de cada municipio, y entre ambos tendrán que ponerse de acuerdo para hacer un convenio de gestión que resuelva todos los problemas urbanísticos, como dar licencias, etc.”.

Una vez llegados a esta punto, ahora se debe de poner en marcha un proceso para dar cobertura política y urbanística así como seguridad jurídica al desarrollo de Cañada de Rabadán. Para ello se ha programado una nueva reunion la próxima semana.