“Tipografía”

El Chaparral, un espacio recuperado para actividades de ocio y deportivas

Un exhibición de aeromodelismo y paramotor, han servido como ejemplo del futuro uso del antiguo vertedero de inertes del Chaparral, cuyas obras de sellado, clausura y restauración ambiental han finalizado recientemente con un coste de 1,6 millones de euros, y con el que se recupera una superficie de cerca de 6 hectáreas.

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, José Fiscal, ha visitado junto al alcalde de Écija, David García Ostos, la zona donde ha señalado que hace cinco meses esta era una zona con problemas medioambientales generados por el vertedero de inertes y se han resuelto de la manera más adecuada posible. Con su clausura, sellado y restauración se han reducido los riesgos ambientales, las posibles amenazas sanitarias y, además, se ha recuperado el paisaje de una zona que por su actividad se encontraba degradada.

José Fiscal ha resaltado que donde hasta hace escasos meses se veían pilas de escombros más o menos diseminados procedentes de la construcción ahora tenemos una superficie con cubierta vegetal, un espacio que volverá a ser verde y usado por los ciudadanos, como demuestra su uso para la práctica de actividades como el paramotor y aeromodelismo.

En este vertedero se han llevado a cabo diferentes trabajos para su transformación en un espacio con total seguridad ambiental y sanitaria. Entre los más importantes han destacado la adecuación de residuos, estabilización física y regulación del vertedero; la cobertura del área del vertido, el control de las aguas superficiales y la restauración de cubierta vegetal.

El volumen de residuos tratados ha sido de 289,42 metros cúbicos y se han generado cerca de 1.300 jornales durante todo el proceso de sellado, clausura y restauración. La población afectada que se va a beneficiar de la transformación del espacio es de 40.634 habitantes.

Ayuntamiento y Junta de Andalucía han trabajado conjuntamente para darle una solución definitiva a un problema que principalmente los ciudadanos de Écija venían padeciendo. A partir de ahora, y tras la recepción de la obra, el ayuntamiento de Écija ejecutará el plan de control y posclausura aprobado por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.