“Tipografía”

El Plan Director provincial de bomberos dota al parte de Écija de nuevos cascos.-La Diputación de Sevilla pone punto y final al Plan Director de Bomberos, con una nueva entrega de material, en esta ocasión cascos protectores, que irán destinados a los parques de la provincia, entre ellos el de Écija.

Publicidad

En el acto donde se ha llevado a cabo la entrega de este nuevo material, el presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, ha manifestado que la seguridad y protección del bombero, tanto en los incendios, como en otro tipo de intervenciones, es de “fundamental importancia” para resguardar su integridad física.

Villalobos ha recordado que la Diputación “sigue apostando” por alcanzar un Sistema de Prevención de Incendios y Salvamento moderno, ágil, eficiente y con la dotación necesaria para resolver cualquier tipo de siniestro. Y muestra de ello, como ha expresado, es la cantidad de material que en los últimos meses han recibido todos los parques de la provincia de Sevilla bajo una inversión de más de 560.000 euros.

El presidente de la Diputación ha recordado que tras la finalización de la ejecución en su totalidad del Plan Director de Bomberos, “seguimos trabajando” para poner en marcha el Programa de Mejoras del Plan Director con el que se pretende llegar a 2015 con nuevos proyectos y más recursos humanos y materiales.

El material entregado hoy lo componen cascos integrales de intervención adecuados para utilizarlos en todas las actividades derivadas de la lucha contra incendios, operaciones de rescate en accidentes de carretera y, en general, para todas aquellas tareas que realizan los bomberos. Los cascos proporcionan protección en la cabeza frente al calor, el frío, el agua y la caída de objetos, sin impedir al usuario libertad de movimientos para realizar su trabajo. En cuanto a sus características técnicas, cada casco está compuesto por un cuerpo principal, arnés de sujeción, cinta para sujetarlo, pantallas para protección facial y ocular, dispositivo de acople de la máscara de protección respiratoria y protector de nuca. Su peso aproximado, sin accesorios, es de 1.725 gramos y los colores suministrados son en blanco, para los mandos provinciales y jefes de parque; color rojo para los cabos y, de color amarillo o fotoluminiscente, para los bomberos.