Momento de la operación

“Tipografía”

Jornadas maratonianas, sin derechos laborales y viviendo en condiciones deplorables. Esta era la situación de un grupo de inmigrantes a los que una organización explotaba laboralmente en los campos del término municipal de Écija y que ha sido desarticulada por agentes de la Policía Nacional.

Según señala el Cuerpo Nacional de Policía en un comunicado, agentes  de la Policía Nacional han desarticulado una organización dedicada a la explotación laboral de inmigrantes en los campos de la localidad de Écija. Las víctimas eran inmigrantes en situación irregular que trabajaban en jornadas maratonianas sin ningún derecho laboral y vivían en condiciones deplorables. Hay un total de cuatro arrestados, a los que se les imputan los delitos de explotación laboral de ciudadanos extranjeros en situación irregular y falsedad documental, entre otros, en una operación que aun permanece abierta y en la que no se descartan nuevas detenciones.

En situación irregular desde que habían llagado a España en patera

La investigación comenzó a raíz de una denuncia en la que se narraba la existencia de un posible delito contra los derechos de los trabajadores. La víctima manifestó a los agentes que durante tres años había estado trabajando en el campo en condiciones infrahumanas, hasta que sufrió un accidente laboral  al pasarle por encima del pie la rueda de un tractor que le provocó grandes lesiones. Necesitó ser ingresado en un hospital, pero para ocultar todo este entramado criminal, bajo las amenazas de la organización, fue obligado a hacerse pasar por otra persona en situación regular, aportando una documentación que no era la suya.

Durante el desarrollo de la operación, los agentes del Grupo II de la UCRIF, consiguieron identificar a los principales responsables de los hechos denunciados, siendo una organización criminal compuesta por cuatro personas, dedicadas de manera organizada y jerarquizada, a captar y controlar a personas en situación desfavorecida para su explotación en labores agrícolas.

Las víctimas eran ciudadanos extranjeros en situación irregular en España, que llegaban en patera, exactamente a Las Palmas, de allí viajaban a Sevilla, sin formación ni recursos, con gran desconocimiento de la legislación vigente y sin apenas relaciones sociales, eran captados en el barrio de la Macarena, porque tenían conocimiento que es un lugar de encuentro donde ofertan empleo a personas extranjeras sin documentación.

Jornadas interminables sin descanso ni alimento

Una vez captados, recibían la cantidad diaria de 46 euros, de los cuales le descontaban seis euros en concepto de transporte, comenzando la jornada laboral a las 04:00 horas de la madrugada y finalizando a las 18:00 horas en función de la producción, sin que pudieran descansar ni alimentarse durante el tiempo efectivo de trabajo y hasta que no terminasen de llenar las sacas de fruto recolectado. 

La operación ha concluido con la liberación de 30 personas y el registro en una finca en la localidad de Écija, donde hay cuatro personas detenidas, a las que se les atribuyen delitos contra los derechos de los trabajadores, pertenencia a organización criminal, falsedad documental y estafa. En este operativo en el que ha participado la Inspección Provincial de Trabajo no se descartan nuevas detenciones.