“Tipografía”

Agentes de la Guardia Civil han detenido en Valdesalor (Cáceres) a un hombre de 36 años, vecino de Écija, como supuesto autor de un delito de contrabando de tabaco, tras ser interceptado en la A-66 transportando, ilegalmente, 440 kilogramos de picadura de este género. Al mismo tiempo se le atribuye un delito contra la seguridad vial al conducir el vehículo careciendo de permiso de conducción en vigor, según ha informado la Guardia Civil en nota de prensa.

Los hechos tuvieron lugar en la madrugada de este pasado miércoles, 7 de julio, fruto de las actuaciones que la Guardia Civil de Cáceres lleva a cabo en las vías de comunicación en prevención de la seguridad ciudadana.

Concretamente, durante el establecimiento de un dispositivo de control de vehículos y personas que agentes habían establecido en la A-66, a la altura del término municipal de Valdesalor.

En este dispositivo, los agentes interceptaron una furgoneta que, conducida por un hombre, circulaba en sentido descendente proveniente de Sevilla.

Así, al revisar el interior del vehículo, los agentes observaron varias bolsas de gran tamaño que se encontraban repletas de otras bolsas transparentes, con autocierre, conteniendo cada una, aproximadamente, 1 kilogramo de picadura de tabaco. Este tabaco era transportado sin documentación alguna que amparara su transporte y, por tanto, fuera de los cauces legales para ello.

La Guardia Civil intervino todas las bolsas, que al ser pesadas arrojaron un peso total de 440 kilogramos, con una valoración económica superior a los 75.000 euros, comprobando además que el conductor circulaba careciendo de permiso de conducción en vigor.

Por estos hechos, los agentes detuvieron al conductor de la furgoneta, un vecino de Écija de 36 años de edad, por los supuestos delitos de contrabando y contra la seguridad vial.

Tras la instrucción de las correspondientes diligencias, por el puesto de la Guardia Civil de Cáceres, el detenido, junto con todo el género intervenido, fue puesto a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción, en funciones de Guardia, de Cáceres.

La Guardia Civil ha indicado que va a continuar trabajando "de forma intensa" para evitar que este tipo de tabaco llegue al consumidor, al tratarse de un producto carente de cualquier control y que puede causar un "grave perjuicio añadido" para la salud, al tratarse de tabaco que pudiera contener sustancias peligrosas para su consumo, al no haber sido tratado en las plantas de transformación.

Publicidad
Viajes Nuevas Poblaciones
Publicidad