28
Mar, Ene

Papeleras en el patio del Blas Infante

“Tipografía”

La Red Ecoescuela de España la componen 566 centros en todo el país repartidos entre una docena de comunidades autónomas. Entre todos estos centros el único de Écija es el Colegio de Educación Infantil y Primaria “Blas Infante”, que obtuvo este reconocimiento en 2015 por parte de la Junta de Andalucía.

Enseñar a vuestros hijos, lo que nosotros hemos enseñado a nuestros hijos: la tierra es nuestra madre. Lo que afecte a la tierra, afectará también a los hijos de la tierra. Si los hombres dañan a la tierra, se dañan a sí mismos. Porque nosotros sabemos esto: La tierra no pertenece al hombre, sino el hombre a la tierra”. Con estas palabras recogidas en la carta del jefe indio de Seattle al presidente de los Estados Unidos de América, comienza el dossier a través del cual la Junta de Andalucía presenta la Red Andaluza de Ecoescuelas, una iniciativa que se soporta sobre el programa Aldea que pretende promover el desarrollo integrado de iniciativas de educación para la conservación de los recursos naturales y la promoción del desarrollo sostenible en el ámbito de la comunidad educativa, y que tiene como objetivo contribuir “a una sociedad más proambienta, justa, participativa y solidaria”.

En este programa está integrado el colegio Blas Infante, donde el alumnado y el personal docente participan de forma activa, no solo como parte del programa educativo, si no también en el día a día del colegio.

Paseando por el patio del colegio entre los detalles que llama la atención y que hacen pensar que en este centro se promueve la correcta gestión de los residuos es el color de las papeleras: amarillas y grises, para envases y orgánico. Esto es solo un pequeño detalle, pero hace recordar que es importante gestión los residuos desde el origen: el hogar o en este caso el centro educativo.

Los alumnos del colegio e indirectamente los profesores, obtienen a lo largo del curso una formación en educación ambiental que después pueden aplicar en su día a día y en su entorno.

El colegio cuenta con patrullas verdes que velan, entre otras muchas tareas, por el buen uso de los recursos, intentando evitar el derroche de agua o el uso innecesario de luz. También dispone de un huerto y realiza tareas como el reciclado de juguetes.

Para llegar a ser Ecoescuela como el colegio Blas Infante, los centros educativos primero realizan un estudio sobre la situación real del centro. Una vez concretado se establece un plan de acción que sirva para corregir las deficiencia detectadas. Para llevarlo a cabo se establece por parte de la Red un marco con las pautas a seguir.

La implicación de las personas que trabajan y conviven en el centro educativo es imprescindible “trascendiendo, además, a los propios límites del centro e incorporando a otros agentes del ámbito extraescolar: familias, barrio, ayuntamiento, asociaciones…”, algo que al mismo tiempo trasciende el ámbito medioambiental.

Ecoescuelas es un programa de ámbito internacional coordinado por la Fundación Europea de Educación Ambienta (FEE), y desarrollado en España por la Asociación de Educación Ambiental y el Consumidor (ADEAC).

Publicidad
Publicidad
Publicidad