07
Sáb, Dic

Cartel que se podía ver meses atrás en las inmediaciones de un colegio

“Tipografía”

Las deposiciones de animales domésticos, principalmente perros, son un grave problema en materia de limpieza en la ciudad. Algunos de esos animales son vagabundos, pero la mayoría de ellos tienen dueños y son estos los que deben de velar por la limpieza de las calles y zonas verdes en lo que respecta a la suciedad que provocan sus mascotas.

Publicidad

El Partido Popular ha pedido públicamente que desde el Ayuntamiento de Écija se redacte una ordenanza que regule y sanciones a aquellos que no cumplan dichas ordenanzas y unas mínimas normas de civismo “si tienes un animal tienes que ser lo suficientemente responsable para recoger su excrementos y para intentar que su orine se haga en los sitios adecuados”, señalaba Silvia Heredia, portavoz popular.

Heredia también ha pedido que se pongan en marcha campañas concretas en este sentido y que exista un mayor control por parte de Policía Local, lo cuales a su vez también deben de contar con los medios necesarios para ello.

Al mismo tiempo desde el PP creen que la ordenanza que proponen regule en general los comportamientos incívicos en materia de limpieza y gestión de residuos.

Ordenanza municipal de higiene urbana

Con fecha 6 de marzo de 1999 se publicaba en el Boletín Oficial de la Provincia la ordenanza municipal de higiene urbana de Écija, en la que se detallaba en el punto “D” el uso del dominio público por los ciudadanos “en el ámbito de higiene urbana, comprendiendo la tenencia de animales domésticos, el riego de plantas…”. En esta misma ordenanza, en el capítulo V, referente a Uso del Dominio Público con Actividades Diversas en el Ámbito de la Higiene Urbana, se refiere expresamente a los propietarios de animales domésticos a los que hace responsables del ensuciamiento de la vía publica por parte de estos animales y están en la obligación de “Impedir que efectúen sus deposiciones en la calzada, aceras, parterres, zonas verdes o terrizas, y restantes elementos de la vía pública destinados al tránsito, paso, estancia de personas, y vehículos”, obligándolos al mismo tiempo a “recoger y retirar los excrementos o residuos provenientes de los mismos –animales domésticos-, limpiando la vía pública afectada”.

Publicidad
Publicidad
Publicidad