08
Dom, Dic

Interior de una de las naves

“Tipografía”

La Guardia Civil ha desmantelado una organización delictiva que se dedicaba a producir grandes cantidades de tabaco de forma ilegal y que lo distribuía a nivel nacional y europeo. La organización operaba desde la localidad cordobesa de Lucena donde agentes de la benemérita localizaron e intervinieron el pasado mes de octubre a un vecino de Écija en un garaje de una pedanía lucentina 182 kilos de hoja y picadura de tabaco.

Publicidad

La operación se ha saldado con la detención de 10 personas, ocho procedentes de países del Este de Europa, uno de Marruecos y otro de España de entre 32 y 61 años. A todos, se les investiga por la comisión de delitoscontra la hacienda pública, contrabando, organización criminal ycontra la propiedad industrial, así como la fabricación, venta y distribución de labores de tabaco.

En total, se han registrado tres naves industriales en Lucena, dos de ellas contiguas una de otra, se han intervenido más de 23.000 kilos de picadura de tabaco, unas 12.000 cajetillas de tabaco de contrabando, más de 10.000 cigarrillos liados, más de 6000 filtros, 19 garrafas de pegamento, seis palés de rollo de papel de fumar y 7 palés de cajas de cartón para el embalaje de las cajetillas, así como unos 10.000 euros en billetes fraccionados, dos camiones y dos turismos.

La Guardia Civil ha explicado que las investigaciones se iniciaron a mediados del pasado mes de octubre, tras intervenir una patrulla de la Compañía de Lucena, en el interior de un garaje ubicado en una pedanía de esta localidad de la Subbética, 182 kilogramos de hoja y picadura de tabaco, a un vecino de Écija (Sevilla), de 40 años, quien supuestamente se estaba dedicando desde dicha pedanía al envío de tabaco de contrabando por todo el territorio nacional, sirviéndose para ello de varias empresas de transporte de paquetería.

Investigaciones posteriores permitieron sospechar que en la zona pudiera ubicarse una organización delictiva cuya actividad pudiera ser la fabricación, elaboración y distribución de cigarros a partir de tabaco picado de manera ilegal, ya que se desconocía la procedencia de la picadura con la que se elaboraban los cigarrillos. 

La instalación industrial tenía capacidad de generar 600.000 euros de beneficio cada 12 díasAnte ello, la Guardia Civil estableció un dispositivo de servicio que permitió ubicar dos naves en uno de los polígonos industriales de Lucena en cuyo interior pudieran estar dedicándose a la fabricación de cigarrillos de tabaco de contrabando. El registro de las dos naves ha permitido desmantelar una fábrica dotada de toda clase maquinaria para la fabricación de cigarrillos de tabaco.

Para el trabajo en el interior de la nave captaban a los operarios en países del Este de Europa para trabajar en las naves por periodos de un mes aproximadamente. Estos trabajadores vivían en el interior de la nave durante toda la estancia y eran reemplazados continuamente.

El desarrollo de la investigación también ha permitido localizar en otra nave de dicha localidad, un camión cargado con 12.000 cajetillas de tabaco, preparadas para su distribución por varias provincias españolas.

La instalación industrial tenía capacidad para generar 600.000 euros de beneficio cada 12 días según estimaciones iniciales.

Publicidad
Publicidad
Publicidad