“Tipografía”

A partir de este miércoles comienza la retirada de la empresa Dragados de la obra de las Casas Consistoriales de la Plaza de España “El Salón” de Écija, el conocido como edificio del Ayuntamiento después de serle retirada la adjudicación de obra por incumplimiento.

Publicidad

Los trabajos para retirar toda la instalación que la empresa tiene en el edificio y alrededores darán comienzo el miércoles y se pueden prolongar como mucho hasta la próxima semana.

La empresa tendrá que retirar el andamiaje, las casetas de obra y dejar la zona con todas las garantías de seguridad, esto significa que tendrá que cubrir las catas y huecos que hayan realizado durante el tiempo que han estado trabajando en el edificio. Además tendrán que retranquear la valla perimetral de protección en la fachada y el lateral de Santa María, por lo que de este modo se recuperará el espacio de acerado que había quedado acotado por la obra.

Más complejidad presenta la retirada de la grúa, la cual está prevista para el jueves 17 de octubre. Con motivo de esta operación, se prohibirá el estacionamiento de vehículos en la Avenida Miguel de Cervantes para permitir una correcta movilidad de los camiones que tendrán que cargarla y tampoco se autorización la instalación de terrazas en la plaza.

Con esta actuación, que fue notificada al Ayuntamiento de Écija la pasada semana por parte de la Junta de Andalucía, se pone fin a un capítulo más en la obra de rehabilitación de las Casas Consistoriales de Écija que aún no se ha realizado, en este caso por incumplimiento de la empresa “nos encontramos una empresa en la que en ningún momento ha querido hacer la obra”, ha señalado el delegado de Gestión del Espacio Urbano, Sergio Gómez, quien confía que en breve se inicie un nuevo proceso de licitación de la obra para que se ejecute en el menor tiempo posible.

Casas Consistoriales

El Ayuntamiento de Écija, que permanece vacío desde 2009, está emplazado en la conocida como Plaza de España “El Salón” desde principios del siglo XV. Es fruto de diversas agregaciones de inmuebles realizadas hasta la segunda mitad del XIX, momento en el que, siguiendo parcialmente un proyecto del arquitecto provincial Balbino Marrón, se adquieren finalmente la totalidad de las parcelas de la manzana y se edifica la actual fachada neoclásica.