23
Mié, Oct

Momento de los primeros días de la obra de la segunda fase

“Tipografía”

La Asociación de Conservadores Restauradores de España (ACRE) ha llevado a la Fiscalía Superior de Andalucía las obras en el Palacio de Peñaflor de Écija porque consideran que en la elaboración de dicho proyecto de ejecución "no han participado técnicos titulados en Conservación-Restauración de Bienes Culturales" y que la restauración del patio de este palacio "por personal sin formación o inexperto conducirá a la degradación irremediable del patrimonio".

Publicidad

El coordinador de la asociación en Andalucía, Jesús Serrano, ha explicado a Europa Press que se ha denunciado ante la Fiscalía por la falta de participación de "técnicos de Conservación-Restauración de Bienes Culturales" cuando el proyecto incluye "intervenir sobre elementos patrimoniales histórico-artísticos como la fuente o las columnas, los cuales requieren la ejecución de tratamientos con criterios y metodologías específicas de Conservación-Restauración".

La denuncia, interpuesta el 29 de julio y a la que ha tenido acceso Europa Press, señala que el proyecto contempla "oficial de primera con experiencia en restauración, cuando los únicos profesionales habilitados para la ejecución de intervenciones de conservación son los titulados superiores con formación específica y acciones que son procedimientos característicos de esa disciplina".

Según agregan, "la ejecución por personal sin formación o inexperto conducirá a la degradación irremediable del patrimonio que se pretendía proteger".

El palacio de Peñaflor, conocido también como los 'balcones largos', es un Bien de Interés Cultural (BIC), de estilo barroco del siglo XVIII, construido entre 1700 y 1775 y está declarado como 'Monumento Histórico-Artístico' desde 1962. Desde 1958, los bienes fueron administrados por la Fundación de los Excelentísimos Señores Marqueses de Peñaflor y de Cortes de Graena. Su archivo histórico es de un valor incalculable y en 1958 la marquesa viuda de Peñaflor legó el palacio y todos su bienes para su restauración y puesta en valor, si bien nunca llegó a cumplir sus últimas voluntades y se vendieron tierras y palacio, este último en 1992 al Ayuntamiento de Écija.

La denuncia expone que estas actuaciones "podrían ser constitutivas de tipos penales por incumplimiento" de la Ley del Patrimonio Histórico que señala que "los Proyectos de Conservación irán suscritos por un técnico competente y corresponderá asimismo a técnico competente la dirección de las obras e intervenciones de conservación o restauración".

La denuncia se ha presentado después de que esta misma asociación impugnara el 3 de abril el proyecto básico y de ejecución y al no recibir contestación alguna a sus alegaciones sobre estas mismas razones, tales como la exclusión del conservador-restaurador para redactar el proyecto o la no inclusión del técnico cualificado en el cuadro para trabajos específicos de conservación-restauración de bienes históricos-artísticos.

A su juicio, "se puede ocasionar la pérdida o deterioro irreparable de sus bienes culturales", por lo que puede ser "constitutivo de infracciones muy graves tipificadas en la Ley del Patrimonio Histórico de Andalucía, donde se consideran infracciones muy graves todas aquellas actuaciones que lleven aparejada la pérdida o desaparición o produzcan daños irreparables en bienes inscritos en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz".

Además, recuerda que "tendrá la misma consideración la omisión del deber de conservación cuando traiga como consecuencia la pérdida, destrucción o deterioro irreparable de bienes inscritos en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz".

La asociación ha solicitado a la Fiscalía "que se ordene la práctica de las diligencias de investigación oportunas contra todas aquellas personas físicas o jurídicas que pudieran ser responsables" en el proyecto.

Serrano ha reconocido que "no cree que la denuncia se resuelva durante este verano" y ha confiado en que las actuaciones "no lleguen a causar daños" en los elementos del patio del palacio de los Marqueses de Peñaflor de Écija y que "impere la lógica a la hora de acometer la obra".

Publicidad
Publicidad
Publicidad