Imagen archivo del Polígono de La Campiña

“Tipografía”

Casi 300.000 euros es el importe de cinco facturas de los últimos meses de 2018 hasta noviembre, correspondiente a las recogida extraordinarias de basura y enseres como pueden ser la limpieza de zonas donde se realizan botellones o la retirada de vertederos incontrolados en zonas industriales.

Publicidad

Estos trabajos no se encuentran recogidos en el contrato de la recogida de residuos sólidos urbanos y limpieza viaria, por lo que suponen facturas extras mensuales a las arcas municipales, facturas que van desde los 2.128 euros a algunas que superan los 114.000 euros.

Pero estos costes añadidos no solo se concentran en la limpieza de zonas donde se realizan botellones o de los polígonos industriales, estos cargos también corresponden a la retirada de enseres, restos de obra u otros elementos abandonado en la vía pública, comportamientos que no están justificados porque existen servicios específicos para ello, como la recogida gratuita y a domicilio de enseres, muebles y electrodomésticos, o el Punto Limpio donde se pueden depositar residuos de distinto tipo también de forma gratuita.

El pago de estas facturas se ha aprobado en la primera Junta de Gobierno local del año donde el portavoz del Gobierno local ha señalado el esfuerzo que significa para el pago de las mismas por el comportamiento incívico de algunos vecinos “son facturas que no gustan nada pagar, no solo por lo gravoso que significa para las arcas públicas, sino porque forma parte también de un comportamiento que debe de ser reprochable, al final todos los ciudadanos tenemos que pagar los comportamientos incívicos de algunos ciudadanos”, destacaba José Antonio Rodríguez.

Las facturas aprobadas son las correspondientes a los meses desde julio a noviembre de 2018, lo que supone que en el primer semestre también hubo un gasto extraordinario por este concepto.

Publicidad
Publicidad