“Tipografía”

Consagración de Écija al Inmaculado Corazón de María.-La ciudad de Écija se consagrará al Inmaculado Corazón de María este domingo en uno de los principales actos organizados con motivo del IV Centenario del Voto Concepcionista que se viene celebrando durante el último año.

Publicidad

En este caso el acto se llevará a cabo en el Parque Infantil, coincidiendo con la clausura del primer año de la misión diocesana en la ciudad, por lo que ocupará la sagrada cátedra, acompañado por todos los sacerdotes de la ciudad, el Vicario Episcopal para la Nueva Evangelización, el reverendo Adrián Sanabria Mejido, y con el acompañamiento musical de la Coral Polifónica Ecijana que dirige Carlos López Arregui.

La consagración se realizará ante la imagen del Inmaculado Corazón de María, titular de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús sin soga, Nuestra Señora de la Fe y Sagrados Corazones de Jesús y de María. Para ello, será trasladada desde su sede canónica, la iglesia de Santa Bárbara, hasta el parque infantil en su paso procesional, algo que ocurrirá por primera vez.

Para el traslado hasta el parque infantil, a las 08.00 horas y en solemne Rosario de la Aurora, se seguirá el siguiente recorrido: Plaza de España ”El Salón”, Valderrama, Garcilópez, Virgen de la Piedad, Arco de Belén, Estepa, Merced, Henchidero, Antonio Romero Martín, Avenida Miguel de Cervantes y entrada en el Parque Infantil, mientras que el regreso se realizará por: avenida Miguel de Cervantes, Emilio Castelar, Jesús sin soga, Plaza de España y templo, realizando su entrada sobre las 13 horas. En este traslado de vuelta acompañaran los diferentes estandartes de las hermandades y cofradías de la ciudad y los sones musicales correrán a cargo de la Banda de Música Amueci que en este 2015 celebra su 35º aniversario

Cabe reseñar, que la imagen del Inmaculado Corazón de María es de 1898 y fue restaurada en 2012 por María José Saez Núñez. Será la primera vez que procesione por las calles de la ciudad. El paso, en el que habitualmente procesiona Nuestra Señora de la Fe y el Sagrado Corazón de Jesús, será llevado por dos cuadrillas de costaleros: una formada por componentes de las cuadrillas de Ntro. Padre Jesús sin soga y Ntra. Sra. de la Fe y otra, íntegramente femenina, de la cuadrilla del Sagrado Corazón de Jesús. Los capataces serán los tres de la hermandad.

Reseña histórica:

La Iglesia de Santa Bárbara fue la segunda de toda España en dar culto al Sagrado Corazón de Jesús en 1738, tan solo 5 años después de la aparición sobrenatural de Jesús a Bernardo de Hoyos en Valladolid para hacerle la promesa de “Reinar en España y con mas veneración que en otras muchas partes”.

A partir de aquella fecha, Santa Bárbara fue enriquecida con privilegios e indulgencias, alguna de ellas incluso papales (en 1746 Benedicto XIV y Pio VI en 1776) y extendiendo por la ciudad el culto.

A finales del siglo XIX se constituye el Apostolado de la Oración el 3 de diciembre de 1892 que va a continuar extendiendo aun más el culto a los Sagrados Corazones de Jesús y de María. Tanto que en 1898 por iniciativa de Dña Francisca Villanueva Prat y Dña Concepción Cabrera Domínguez se encargan y realizan las dos imágenes que actualmente son Titulares de la Hermandad de Ntro. Padre Jesús sin soga y que presiden el retablo mayor de Santa Bárbara.

El 26 de mayo de 1926 se consagra la ciudad al Sagrado Corazón de Jesús en la Plaza de España delante de su Excelentísimo Ayuntamiento. Es decir hace exactamente 89 años. Hay que recordar que en 1919 el rey Alfonso XIII preside en el Cerro de los Ángeles de Madrid la Consagración del Reino de España al Sagrado Corazón de Jesús.

Las apariciones de la Virgen de Fátima y su petición de Consagración del mundo al Inmaculado Corazón de María en 1917 van a potenciar aún mas estos actos ( 8 de diciembre de 1942 Pio XII consagra la iglesia y el género humano al Inmaculado Corazón).

Durante décadas, incluso en nuestros días, muchos ecijanos colocaban y entronizaban imágenes del Corazón de Jesús en sus domicilios, comercios, etc. Una vez bendecidas estas pequeñas imágenes (generalmente sedentes) retratos o relieves pasaban a colocarse en lugares principales de los hogares. Todavía hoy, como prueba de esta doble veneración, es fácil observar en numerosos zaguanes, cancelas, portales y dinteles pequeñas placas metálicas o retablos cerámicos en los que se recoge está devoción centenaria en la ciudad.