16
Lun, Sep

Escudo Écija Balompié

“Tipografía”

Un comunicado de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) publicado en su página web confirmaba pasadas las 15.00 horas el peor de los desenlaces posibles para un histórico del fútbol andaluz como el Écija Balompié; el descenso administrativo por impago.

Publicidad

Según confirma la asociación de futbolistas “el Écija Balompié, una vez concluido el plazo este viernes 30 de agosto, a las 15:00 horas, no ha satisfecho el total de los pagos establecidos”, por la deuda contraída con los futbolistas de la pasada temporada y que asciende a 217.000 euros.

Ante esta situación, la Comisión Mixta informará sobre este desenlace a la Real Federación Española de Fútbol que a su vez tendrá que aplicar las medidas recogidas en el reglamento y que supondrá el descenso administrativo del equipo desde la Tercera División hasta la División de Honor, la prohibición de jugar en la presente temporada y imposibilidad de ascender en su primer año de competición en esta categoría. Con este escenario, y con una deuda que supera en mucho lo reclamados por los jugadores, el futuro del club se ha vuelto aún más complicado.

Y en este espectáculo el que se ha convertido en principal protagonista ha sido el máximo accionista del club, Ángel Gómez Mariscal, quien llegó al San Pablo junto a Javier Blasco como rescatadores del Écija Balompié, pero quien finalmente pasará a la historia del club como los mandatarios que lo pusieron al borde del precipicio, y quien sabe, si como los últimos de su historia.

Durante las últimas semanas han sido infinidad de veces las que Ángel Gómez Mariscal principalmente ha asegurado que la deuda se solventaría, pero finalmente no ha sido así.

Ahora queda esperar a conocer el desenlace de una historia que ha tenido agonizando a club durante años, y del que depende también una cantera sobre la que se desconoce su futuro.   

Publicidad
Publicidad
Publicidad