15
Vie, Nov

Relación de la tripulación que embarcó en el Trinidad junto a Fernando de Magallanes

“Tipografía”

En 2019 se han cumplido cinco siglos desde que Fernando de Magallanes iniciara desde Sevilla el viaje que culminó con la primera vuelta al mundo que culminó más de tres años después Juan Sebastián Elcano, ya que el propio Magallanes murió durante la aventura. Ahora, en el año de esta efeméride muchos son los actos y homenajes organizados, aunque ninguno de ellos recuerda al único sacerdote de la expedición, el ecijano Pedro de Valderrama.

Publicidad

Una reciente publicación del portal Religión Confidencial, titulaba que la archidiócesis de Sevilla no tiene previsto celebrar ningún tipo de homenaje al que aparece en los documentos de la época como único capellán que se embarcó en la aventura que a la postre pasaría a la historia como la primera vuelta al mundo.

Dicha publicación señala haber consultado el asunto con el titular de la Vicaría Sur de la archidiócesis, Antonio Jesús Rodríguez, quien habría confirmado “que no hay organizado ni previsto ningún homenaje al sacerdote astigitano”, como se recoge en el artículo.

Recurriendo al libro “Ecijanos en Andalucía, España y el mundo” del investigador Ramón Freire, Pedro de Valderrama era hijo de Gregorio Martín de Fernán Gil y de Elvira Hernández. Nació en Écija, probablemente en el último tercio del siglo XV, sin concretar la fecha porque faltan los registro de esa época, señala el autor.

El papel de Pedro de Valderrama fue destacado en la expedición de Magallanes, ya que al ser el único clérigo que formaba parte de la tripulación, fue el encargado de oficiar las primeras misas en lo que hoy conocemos como Argentina, Chile o Filipinas, como aparece reflejado en numerosa documentación.

Valderrama también fue el confesor del propio Magallanes y de la tripulación, y bautizó a un gran número de los habitantes de los lugares a los que llegaban “Es un tropel de isleños que acuden a postrarse a los pies de la cruz y a recibir el agua de manos del padre Valderrama. Este llora de emoción. Jamás antes pensó, ni en sus horas de mayores ansias místicas, como Dios obraría este milagro. Más y más ovejas para el rebaño de Cristo...”, como recoge Freire en su libro, citando como fuente el capítulo “En la isla de Zebú” del libro “Magallanes” de Carlos Valenzuela Solís de Ovando que se puede encontrar en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Al igual que Fernando Magallanes, Pedro de Valderrama no regresaría a España de ese viaje ya que el ecijano fue uno de las 103 personas fallecidas entre la ida y la vuelta –incluida Magallanes-, de las 239 que iniciaron la aventura.

La figura de uno de los ecijanos que forman parte de la historia tampoco está reconocida en la ciudad que lo vio nacer. En la actualidad, ningún monumento, placa conmemorativa, ni tan siquiera el callejero local recuerda a Pedro de Valderrama.

Publicidad
Publicidad
Publicidad