19
Lun, Ago

“Tipografía”

La XXXVII edición del Cross Internacional de Itálica ha tenido como protagonista al atleta ecijano David Palacios al ser el primer español en cruzar las meta con un tiempo de 28 minutos y 49 segundos, un minuto más que el ganador de la prueba que ha sido el corredor ugandes, Jacob Kiplino.

Publicidad

La carrera se ha disputado sobre una distancia de 9.975 metros y el ecijano ha cruzado la meta en septima posición en la general, inmediatamente detrás de él lo hacía su compañero de entrenamiento, Toni Abadía.

El ugandés de 18 años Jacob Kiplimo conseguía la victoria este domingo las carreras elite del XXXVII Cross de Itálica, celebrado en el Conjunto Arqueológico de las ruinas romanas de Santiponce (Sevilla).

Kiplimo, reciente ganador de la San Silvestre Vallecana, así como en los croses de Atapuerca, Soria y Alcobendas, se impuso en Itálica al término de un duelo vibrante con su compatriota Cheptegei, ganador el año anterior, después de que ambos ugandeses se destacaran de sus perseguidores mediada la penúltima vuelta, cuando el pelotón cabecero explotó tras un violento cambio de ritmo.

Desde la primera vuelta, se seleccionó un grupo de una decena de corredores entre los que se dejó ver el Adel Mechal, que planteó una carrera muy valiente, y también Toni Abadía y David Palacio, que terminaron la prueba más enteros que el catalán de origen marroquí.

Los atletas del África subsahariana, que coparon al final las cinco primeras plazas, no emplearon su habitual táctica de tirones, sino que fueron incrementando el ritmo hasta que, sobre el cuarto kilómetro, sólo corrían en compañía del marroquí Sofiane El Bekkali, un consumado obstaculista al que se le hizo larga la distancia.

Tras el antepenúltimo paso por línea de meta, Kiplimo y Cheptegei se quedaron solos y fue el más joven quien asestó el golpe de gracia a su rival con un cambio al toque de campana que dejó sin respuesta al ganador en 2018, que tuvo que pelear mucho más salvar su lugar en el podio debido al esprint Albert Rop y Vincent Rono, que entraron pisándole los talones.

Publicidad
Publicidad
Publicidad