.-El territorio ecijano conoció pronto la civilización desde los periodos Neo-eneolítico, con la cultura de los silos, y Neolítico, con la cerámica de barro rojo, siendo la principal muestra de su esplendor el ejemplar de vaso campaniforme llamado “de Écija”, encontrado en el término municipal. La Edad del Bronce está representada por la cultura argárica, de la que se han hallado vestigios en la Isla del Castillo, junto al río Genil. Las sepulturas de túmulo del Cortijo de la Motilla testimonian la presencia humana en la Primera Edad del Hierro hasta llegar a la civilización tartésica, que fundó el actual núcleo urbano en el Cerro del Picadero durante el siglo VIII a.C., con el nombre de Astigi, convirtiéndose en punto del comercio helénico y púnico en la Península Ibérica. El pueblo ibérico de los turdetanos dejó impronta de su presencia durante los siglos V y IV a.C. a través del friso de guerreros de la colección arqueológica de la parroquia de Santa María y de los toros del Museo Histórico Municipal.

Leer más...
Publicidad
Publicidad