“Tipografía”

Don Esteban es distinguido como Hijo Adoptivo de Écija

.-Desde su llegada a Écija en 1959, Esteban Santos Peña “Don Esteban” ha visto pasar por el altar mayor de la Iglesia Parroquial de Santa María a varias generaciones familiares, y desde un primer momento se implico de lleno en la sociedad ecijana, ahora la ciudad de Écija le otorga su mayor reconocimiento, el de Hijo Adoptivo.

La entrega de esta distinción a Don Esteban ha sido iniciativa del Consejo General de Hermandades de Écija, por ser uno de los sacerdotes de la ciudad que ha ofrecido su vida a la enseñanza, interviniendo en la educación de cientos de ecijanos a lo largo de su amplia trayectoria vital. De hecho, han sido 50 años dedicado a su Parroquia, Santa María, y a su Colegio, el Colegio Santa María Nuestra Señora.

Don Esteban, durante muchos años Arcipreste de Écija, ha visto pasar por su Iglesia a varias generaciones de una misma familia. Fue ordenado sacerdote en 1950 y sus primeros años como párroco los pasó en la vecina localidad de El Rubio. En 1959 llegó a Écija, donde se estableció como párroco de las Iglesias de Santa María y Santa Bárbara, y donde ayudó a crear, entre otras, las Hermandades de Jesús Sin Soga o la Sagrada Mortaja; además de ser director espiritual de la Hermandad del Cautivo, con sede canónica en su parroquia de Santa María.

Ahora Don Esteban disfruta de su retiro entre las estanterías repletas de libros del archivo de Santa María, con vistas al patio-museo de la parroquia, el primero de los museos arqueológicos sacros que hubo en la ciudad y cuyo promotor fue él mismo.

El título de Hijo Adoptivo o Predilecto, la más alta distinción que otorga la ciudad, se reserva a quienes desde la sencillez, la humildad y la capacidad de sacrificio por los demás, llegan a ser ilustres, sin proponérselo.

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar