Cuando la mayor parte de la ciudad duermen, en un rincón de la ciudad el gentío se concentra y murmura a la espera de las seis de la mañana para que las puertas de la Iglesia de San Juan se abran y den paso a la hermandad más madrugadora de la Semana Santa de Écija, esa que sirve de puente entre la noche y el día del Viernes Santo.

Con los primeros instantes del Viernes Santo comienza la madrugá de Écija que tiene como principal protagonista a la Hermandad del Silencio, que a las 00.00 horas sale de la Iglesia de Santa Cruz en el más absoluto silencio y en penumbra a realizar su Estación de Penitencia.

La tarde del Jueves Santo se iniciaba extramuros, en la Iglesia de la Victoria, donde la Hermandad del Confalón iniciaba su Estación de Penitencia en una en la que los rayos del sol han iluminado el camino del Santísimo Cristo en el Misterio de la Sagrada Columnas y Azotes, el Santísimo Cristo de Confalón y la Nuestra Señora de la Esperanza.

La cita con el Miércoles Santo de Écija está en rojo en muchas agendas de ecijanos de infinidad de lugares del mundo: algunos pueden permitirse desplazarse a la ciudad cada año, y otros se tienen que conformar con vivirlo y sentir la presencia del Santísimo Cristo de la Salud desde la distancia.

Presentadores y personal técnico de dos programas de televisión de Argentina y Perú, han llegado este martes a Écija para conocer en primera persona como se vive la Semana Santa. Esta visita forma parte de un viaje de prensa organizado por Turespaña, Turismo Andaluz y la ruta Caminos de Pasión.

Más artículos...

Publicidad