“Tipografía”

.-En pocas ocasiones la Hermandad de la Expiración ha abierto las puertas del Templo que la acoge, la iglesia de Santiago, para iniciar la estación de penitencia en noche ya cerrada. Es habitual que la luz del día acompañe la salida del paso de misterio que acoge al Nazareno de la Misericordia, pero este año no ha sido así, la oscuridad ha sido testigo de la salida de la hermandad del Martes Santo, el motivo: de nuevo la previsión de lluvia.

Cuatro páginas han pasado ya de la guía de la Semana Santa 2016 –una por cada una de las procesiones desde el Domingo de Ramos hasta el Martes Santo- y ninguna de ellas ha completado el itinerario anunciado.

Hermandad de la Expiración tampoco ha podido llevar a buen término el recorrido previsto para este año. Desde primera hora de la mañana se miraban constantemente las previsiones meteorológicas, aunque el cielo ha estado despejado durante la primera mitad del día, algo que no hacía confiarse al capataz de la Virgen de los Dolores, Manuel Fernández “Manué”, quien expresaba un deseo en voz alta “yo prefiero que llueva ahora y no luego”, decía poco antes de las dos de la tarde.

En principio los pronósticos señalaban una previsión de un 60% de lluvia hasta las 18.00 h, Con este dato, y otros que han ido llegando puntualmente a la Junta de Gobierno de la hermandad, poco antes de las siete de la tarde se tomaba la decisión de retrasar la salida treinta minutos, hasta las ocho de la tarde.

Como ocurriese en la tarde del Lunes Santo, no sería el único aplazamiento, cuando se acercaba la hora señalada de nuevo se anunció un retraso en la hora de salida, las 20.30 horas, en este caso iba acompañado en una modificación del recorrido: se cumpliría el tramo hasta pasar la zona de palcos, y se subiría por calle Del Conde, Mandoble y de nuevo retomar el itinerario establecido.

La lluvia no ha hecho acto de presencia a lo largo de la noche pero si el frío, que se ha podido combatir con el calor humano en rincones como el arco de Santa María donde, como se suele decir “no cabía un alma”.

Pasada la una de la madrugada se volvían a cerrar las puertas de la iglesia de Santiago, a esa hora entraba “La Lola” y ponía fin al Martes Santo.

Miércoles Santo

Son muchos los que dicen que el conocido como “Señor de Écija” nunca se queda “encerrao” un Miércoles Santo, y es muy probable que esta año también se cumpla la creencia, ya que la previsión meteorológica indica una mejoría del tiempo a partir de mediodía del miércoles. Para la segunda parte del día se esperan intervalos nubosos y con una probabilidad de lluvia del 30% hasta las 18.00 h., a partir de entonces cielos despejados.

Publicidad