Personaje destacado en esta década en la que ocupa lugar preeminente en la historia de Écija. El doctor Sánchez-Malo Ruiz formó parte de la Corporación Municipal durante seis años (1961-1967) al ocupar el cargo de teniente de alcalde-delegado de Urbanismo y Obras Públicas, tras el cese de Román Castelo Ortiz. Durante su mandato se construyó el colector del arroyo La Guitarrera, obra de gran importancia de cara al futuro de la zona sur de la ciudad. Acometió el exorno de los numerosos rincones típicos que presentaban un estado lamentable, entre ellos, los situados en las calles Juan de Angulo, Saltadero, Plazuela de San Juan... Instaló una fuente en la cuesta de San Gil, para que los vecinos de ese humilde barrio tuvieran el agua más próxima, y evitarles así los desplazamientos con cántaros y otros utensilios a otras fuentes públicas, lejos de sus domicilios.

El organista Pepito Guerrero nació en Écija en 1910 y ejerció como ecijano hasta su muerte en la Navidad de 1986. Tuvo sus momentos de vacilaciones para marcharse a Madrid donde muchos profesionales le auguraban gran porvenir como pianista. Hijo de músico, su padre fue gran organista, pianista y compositor. El hermano fue mayor profesor del conservatorio de Córdoba y violinista de primera categoría. Su ambiente habitual y familiar era la música.

El proyecto para la restauración y consolidación de la torre de la Parroquia Mayor de Santa Cruz se inició el 26 de enero de 2010, y afectó principalmente, a la reposición de los elementos pétreos ornamentales y estructurales, ladrillos, así como al revestimiento cerámico general del campanario. Los trabajos fueron adjudicados a la empresa Freyssinet, la misma que llevó a cabo las obras de recuperación del Convento de Los Descalzos.

Uno de los personajes más celebres y queridos de los años sesenta en nuestra ciudad, fue sin duda alguna, Ubaldo González. Su popularidad y cariño le vienen dadas tanto por su sencillez como por su entrega a la juventud ecijana. Nuestro personaje llegó al colegio del Carmen de la Ciudad de las Torres en el mes de septiembre de 1962, donde impartió clases de primera enseñanza a los jóvenes de Santo Domingo Savio, organizando conferencias, retiros, sabatinas y excursiones. Pero donde se hace aún más popular es cuando toma la dirección de del equipo de fútbol, “del Carmen”, integrado por antiguos alumnos Salesianos y en la dirección del Batallón Infantil, de Cornetas y Tambores, de los Salesianos.

Las Escuelas Unitarias se regían por la Ley de Instrucción Pública de 1857, con reformas parciales, (la llamada Ley Moyano. Estuvo en vigor hasta la promulgación de la Ley General de Educación, ley 14/1970 de 6 de agosto. La primitiva ley contemplaba cuatro cursos de Primaria.

La falta de recursos docentes, exigía del profesorado de la época agudizar el ingenio y recurrir a nuevos métodos, algunas veces casi heroicos. En esta fotografía podemos apreciar la representación de un teatro leído en el Colegio R.E.M. El Valle, que a falta de medios se convertía muchas veces en la única posibilidad que los niños/as tenían de conocer —participando-obras de Cervantes, Calderón o Moratín (que eran los autores más "autorizados" por entonces).

Publicidad