A unos dos kilómetros río arriba, en la carretera de Écija a Herrera, en un remanso tranquilo del río Genil, que tenía las condiciones ideales para el baño, encontraron los ecijanos durante varios años un lugar delicioso para combatir las altas temperaturas de los meses de estío. El ambiente era grato y casi hogareño. Familias enteras, con tortillas de patatas, picadillo de tomate y abundante gazpacho, se reunían a la hora del almuerzo bajo la sombra de los árboles. Sombra y frescor que confortaban después de las delicias de un baño en las claras aguas del río Genil. Eran tan numerosos los ciudadanos que acudían a "la playa" que un parroquiano instaló un chiringuito, para que el lugar tuviera todos los ingredientes de una playa de la Costa del, Sol. Pero no fue éste el único lugar de moda: San Antón, Las Barrancas, la Molina y El Chirrión, eran también recursos de los que los ecijanos disponían para refrescarse y defenderse del asfixiante calor veraniego.

La sevillana ciudad de Écija cuenta con uno de los términos municipales más extenso de España, 974 kms, cuadrados, equivalentes a unas 97.000 hectáreas. El rio Genil transcurre por sus fértiles tierras de sur a norte regando huertas, olivares  y numerosas fincas de su vega, lo que la hace una ciudad eminentemente agrícola, y a ello se une, que conserve  uno de los más bellos conjuntos artístico de España. Se encuentra unida a través de la autovía N4 con Córdoba y Sevilla, haciendo de lazo de unión  a estas dos provincias  andaluza. El municipio astigitano tiene tres pedanías  cada una de ellas con su alcalde pedáneo: Isla Redonda a 22 kms; (480  habitantes) ubicada en el margen izquierdo del rio Genil, y dos situadas junto a la autovía N4: Cerro Perea  a 7,5 kms (673 habitantes) y   Villanueva del Rey a 6,3 kms. (209 habitantes)1.  En la actualidad Villanueva ha dejado de ser tener alcalde pedáneo  y se regula por una Asociación de Vecinos.

Las obras de demolición y reconstrucción de la espadaña del Convento de San José,  “las teresas” fueron promovidas por la Asociación de Amigos de Écija E3, a raíz de la ruina que presentaba.   Inmediatamente se pusieron en contacto con el arquitecto D. Javier Madero Garfias quien realizo visita de reconocimiento a dicha campanario  y certificó su estado de notable peligrosidad, “un desplome con un declive aproximado a un 30%”.

Las torres ecijanas tienen una doble vertiente en su importancia artística.  La primera es el conjunto que,  en una visión panorámica desde las alturas que rodean la ciudad,  aparece  a la vista como un atractivo  singular por su variedad estructural y decorativa por los distintos ángulos de observación que ofrecen  combinaciones diversas entre ellas. La segunda es la individualidad  artística de cada una.

Con motivo de la celebración en Écija de las Misiones Populares, se han programado diferentes actos religiosos, entre ellos el traslado de la Santísima Virgen del Valle, Patrona de la ciudad, a las seis Parroquias de la localidad. 

 Del 23 al 30 de abril del 2016 la Imagen quedó expuesta en Santa María y, con tal motivo, el templo parroquial fue objeto de un amplio despliegue de limpieza y exorno, tarea que encabezó su párroco Francisco Moreno, con un grupo de animosos voluntarios, entre ellos Antonio Benjumea, Manuel Rosa, Manuel Ramírez y José M. Corrales.  

.-Al igual que la gran mayoría de las capitales e importantes poblaciones andaluzas, entre ellas Sevilla, Córdoba, Granada, Ronda, Antequera, Jerez de la Frontera, etc., con el fin de canalizar todo el inmenso pasivo que atesoraban dichas ciudades, y con el objetivo de emplearlos en obras sociales y lucrativas que levantaran el nivel económico de su zona, constituyeron sus propias Cajas de Ahorros, y Écija también gestionó y consiguió la aprobación de su propia Caja de Ahorros: la CAJA DE AHORROS Y MONTE DE PIEDAD DEL CIRCULO OBRERO INDEPENDIENTE DE ECIJA. Sus estatutos fueron aprobados por su Majestad el Rey por Real Orden de fecha 4 de enero de 1906, y fueron inscritos en  el Ministerio de la Gobernación, dirección General de Administración.

Publicidad