Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El mes de mayo es el mes de las flores y el mes de María. Ha prevalecido ya en todo el orbe católico la santa y laudable costumbre de consagrarlo todo entero a su culto. Consiste en ofrecer a María flores de esta bella estación de primavera.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

La línea férrea Marchena-Écija se inauguró en 1879, en el tramo que iba desde Marchena a Écija, con un trazado de 44,015 kilómetros; el segundo tramo -Écija La Carlota- empezó a funcionar el 10 de junio de 1885 y, concluyéndose el tercer tramo hasta Valchillón, el 12 de octubre de 1885 después de numerosos intentos que comenzaron años antes, en concreto en 1859, cuando los principales contribuyentes de la localidad tomaron la iniciativa de dirigirse al Ayuntamiento solicitando el establecimiento de una línea férrea.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

La llegada del mes de mayo implica entrar en la temporada alta de Primeras Comuniones. En 1964, fecha a la que corresponde la fotografía, la Primera Comunión era uno de los acontecimientos más felices para una familia española. La celebración religiosa, a la que asistían numerosos familiares y amigos hacían que el templo se llenara. Entre los trajecitos blancos y el chocolate con picatostes, se desenvolvía el feliz evento en el que, además, si se celebraba en Écija y en los salesianos con la procesión de María Auxiliadora, se convertía, por la tarde, en punto de encuentro para niños y familiares.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Los domingos de primavera han sido tradicionalmente días de Primeras Comuniones, y en los años sesenta del siglo XX también; pero la diferencia entre las celebraciones de aquellos años y las de ahora son notables. Los niños y las niñas tras la ceremonia religiosa eran obsequiados con un desayuno en las dependencias del propio templo parroquial que compartían con sus compañeros: chocolate con productos locales, (bollos del conde y tortas de nietos). Las fotografías se hacían en grupo con sus compañeros y catequistas y una o dos más con sus padres y hermanos. Concluida la ceremonia y el desayuno acudían a visitar a familiares y amigos en una caminata que duraba toda la jornada.

Más artículos...

Publicidad
Publicidad