“Tipografía”

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La afición a las competiciones de peleas o riñas de dos gallos de un mismo género o raza de aves denominada "aves finas de combate" propiciados por el ser humano para su disfrute y apuestas tenía en Écija un buen número de criadores y aficionados. Fueron múltiples las competiciones cuyas tradicionales peleas dieron origen a que se desplazaran a nuestra ciudad muchos aficionados de la región andaluza. Y es que en Écija, además de contar con un famoso reñidero en la calle Ancha, de los más importantes de España, también contaba con buenos y prestigiosos aficionados como Francisco Figueroa Fernández y Pedro Cárdenas Osuna, que cosecharon importantes premios tanto a nivel local como nacional. 

No se puede olvidar a los aficionados a Miguel Osuna, José Bermudo, José Caraballo, Juan "Caranta" Peláez, José "El Gallero", José M. Rivero, entre otros, que fueron auténticos especialistas en la selección de este tipo de gallos. Era tal la afición que un ecijano, Francisco Figueroa, llegó a contar con más de setenta gallos que participaron en una misma temporada durante veinticuatro competiciones. Sus mejores ejemplares fueron "El Civitas" y el "Flamenco" con los que obtuvo numerosos premios. Pero no sólo llegó a contar con una excelente colección de gallos de fama nacional e internacional, sino que tenía contratados a tres especialistas de estos animales, para el cuidado de su famosa gallera.

En una prueba celebrada en el mes de marzo de 1961 el gallo “Maquinilla”, propiedad de Pedro Ostos, le ganó a su contrincante en 10 de minutos y 13 segundos a un gallo de Luis Cascajosa, de Osuna.

Coincidiendo con las ferias de mayo y septiembre se celebraban importantes premios. En la feria de 1962, el primer día tuvo lugar el trofeo donado por la Peña Gallista Ecijana que ganó Rafael Castejón, de Córdoba, con un gallo llamado "Gasolina", de 2,14 de peso de romana y de 18 m/m de puya; el segundo día tuvo lugar la Copa Gran Premio de Écija del Excmo. Ayuntamiento de Écija, que se la llevó la Gallera la Frontera, propiedad de José Carmona; y el tercer día, la Copa Transportes y Comercio que fue adjudicada a la gallera de Pedro Cárdenas.

En Écija los espectáculos con peleas de gallos tuvieron cierto abolengo. En la instantánea vemos al desaparecido reñidero de gallos situado en la calle Ancha de nuestra ciudad, en forma de placita de toros, en el momento del pesaje de los gallos y en presencia de dos famosos aficionados.

En Andalucía, la Ley andaluza 11/2003 prohibió las peleas de gallos con la excepción de las organizadas con el objetivo de la "selección de cría para la mejora de la raza y su exportación realizadas en criaderos autorizados con la sola y única asistencia de sus socios". Así pues la justificación legal de las peleas de gallos modernas se basa en la necesidad de criar y seleccionar los gallos de la raza andaluza llamada "Combatiente Español" o "Jerezano", los cuales se exportan a Hispanoamérica.

Fuente: Memoria de una década 1960-1969. Juan Méndez Varo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Publicidad