“Tipografía”

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La ciudad de Écija a través de sus instituciones más representativas, el Excmo. Ayuntamiento y la Real Academia Luis Vélez de Guevara, tributaron un merecido homenaje, a uno de sus más ilustres hijos: Francisco Pacheco y Gutiérrez-Calderón. Este ecijano, abogado, periodista, literato, Fiscal General del Tribunal Supremo, estudioso de las más diversas disciplinas jurídicas, fue Presidente del Gobierno y por dos veces Ministro, además de miembro de las Academias de Ciencias Morales y Políticas y de la de Bellas Artes de San Fernando, Embajador en Roma y Méjico y Ministro Plenipotenciario en Londres, siendo uno de los españoles más ilustres de su época. Había nacido en Écija el día 22 de febrero de 1808, en una casa de la calle Dávila, posteriormente rotulada en su honor. También se colocó en la calle una placa conmemorativa, hoy prácticamente oculta, en un edificio de dicha vía ecijana.

Al cesar en el cargo de Fiscal del Tribunal Supremo se incorporó a la Comisión de Códigos. En esta época, dan comienzo los, trabajos preparatorios del Código Penal por lo que, elaboró un proyecto que, previa aprobación por las Cortes, fue sancionado y promulgado por la Ley de 19 de marzo de 1847. La mayoría de los penalistas consideran a Pacheco como el único autor del Código, o al menos como el principal de sus redactores. En 1848 publicó su Código Penal Concordado y Comentado, una de las mejores obras jurídicas doctrinales, que han visto luz en nuestro país. Francisco Pacheco, falleció el día 10 de octubre de 1865, víctima del cólera que azotó por entonces a la capital del Reino. Con él España perdió a un jurista excepcional, una verdadera personalidad, y la ciudad de Écija, uno de sus hijos más preclaros.

Los actos celebrados con motivo del I centenario de su muerte tuvieron lugar el salón de Plenos del Ayuntamiento, el 6 de marzo de 1966; José Valverde Madrid, Presidente de la Real Academia Vélez de Guevara y notario de la ciudad, pronunció un brillante discurso que versó sobre la personalidad del homenajeado.

Fuente. MÉNDEZ VARO, Juan. Memoria de una década: Écija, 1960-1969.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Publicidad
Joyeria Ramos