“Tipografía”

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La sociedad Casino de Artesanos recuperó en los últimos años de los cincuenta y primeros de los sesenta del siglo XX los populares Carnavales. Tras varias décadas de olvido y prohibiciones. Surge esta fiesta con una importante presencia de la juventud ecijana y llega a ser una de las más felices recuperaciones del folklore andaluz. Se celebran, eso sí, con las limitaciones propias de los tiempos, pero con toda su autenticidad, su carga crítica, su creatividad, su plástica, con su fuerza satírica y contestataria.

Al Casino de Artesanos acuden jóvenes disfrazados, en un alarde de vistosidad e imaginación, ejemplo son los 7 niños de Écija: representados por los jóvenes Juan Wic, Emilio Martín Caballero, Manolo Budia, Jesús Blanco, entre otros. Y como al equipo del Sevilla Club de Fútbol. no le iban bien las cosas en la temporada, un grupo de aficionados béticos, se disfraza con los colores del equipo de Nervión con el "farolillo en la mano", cantando canciones que satirizaban a este club. Sus miembros posan de pie: Manolo Mata, Jacinto García, Leonardo Neri, Pepe Barrios, Francisco Torres, Antonio Tirado y Ángel Cáceres; agachados: Manolo Mora, Emilio Infante, Antonio Alcaide, José Martínez Martínez y Manolo Barrios.

El Casino se transformaba esos días de Carnaval con fiestas cuajadas de concursos y bailes, de idas y venidas, en las que el público se ríe de su sombra y las penas se olvidan...

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Publicidad