“Tipografía”

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Personaje destacado en esta década en la que ocupa lugar preeminente en la historia de Écija. El doctor Sánchez-Malo Ruiz formó parte de la Corporación Municipal durante seis años (1961-1967) al ocupar el cargo de teniente de alcalde-delegado de Urbanismo y Obras Públicas, tras el cese de Román Castelo Ortiz. Durante su mandato se construyó el colector del arroyo La Guitarrera, obra de gran importancia de cara al futuro de la zona sur de la ciudad. Acometió el exorno de los numerosos rincones típicos que presentaban un estado lamentable, entre ellos, los situados en las calles Juan de Angulo, Saltadero, Plazuela de San Juan... Instaló una fuente en la cuesta de San Gil, para que los vecinos de ese humilde barrio tuvieran el agua más próxima, y evitarles así los desplazamientos con cántaros y otros utensilios a otras fuentes públicas, lejos de sus domicilios.

Publicidad

Su espíritu ecijanista se desborda en amor a su ciudad y su gente, y su quehacer brilló en la referida delegación. Hombre de bien, querido por cuantos le trataban, médico de profesión de la que hizo un sacerdocio, hombre caritativo abierto siempre a socorrer al necesitado, su consulta se veía concurrida por los más desheredados de la fortuna, que encontraban en él el alivio a sus males y socorro a sus necesidades. Eran muchos los que además de encontrar en él el médico que les curaba sus enfermedades en aquellos años de escasez y necesidad, recibían, además, el socorro económico para sus familiares.

El que lo conoció por sus dotes humanitarias lo recuerda siempre como verdadero apóstol de la medicina. En 1973 el Excmo. Ayuntamiento le concede la medalla de plata de la ciudad, con nombramiento de Hijo Predilecto de Écija y se le erige un monumento en la Plaza de San Juan a petición del vecindario, por considerar "que el vecino de esta ciudad don Tomás Sánchez-Malo Ruiz, doctor en Medicina y Cirugía, de ejemplar e intachable vida, tanto particular como profesionalmente, es merecedor de ser distinguido con uno de nombramientos que contempla nuestro Reglamento de Honores y Distinciones" y "su humanista y abnegada labor como médico y su brillante y eficacísimo paso por la Excma. Corporación Municipal".

El monumento estuvo enclavado en la Plaza de San Juan, zona cercana a su domicilio, embellecida y cuidada por él mismo, para hacer de ella uno de los lugares más bellos y recoletos de los muchos que durante su etapa en la Comisión de Urbanismo llevó a cabo; hasta que, desgraciadamente, la barbarie de unos incontrolados sin ideales ni formación cívica lo destrozó después de profanarlo varias veces, sin saber que con ello destruían el recuerdo de quien se hizo merecedor de él, que pasó por el mundo haciendo el bien. Como se sabe el monumento se encuentra actualmente en la confluencia que hacen las calles de San Benito y La Victoria con la avenida que lleva su nombre.

En la fotografía de arriba, vemos al doctor Sánchez-Malo presidiendo la mesa de un acto celebrado en el Instituto Laboral. En la fotografía de abajo, con miembros de la Corporación Municipal, sentado a la derecha del alcalde.

Fuente: Memoria de una Década Écija 1960-1969, Juan Méndez Varo

Dr. Sánchez-Malo (1º de la izquierda sentado)
Dr. Sánchez-Malo (1º de la izquierda sentado)
Publicidad
Tenemos WhatsApp 01a
Publicidad