“Tipografía”

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El proyecto para la restauración y consolidación de la torre de la Parroquia Mayor de Santa Cruz se inició el 26 de enero de 2010, y afectó principalmente, a la reposición de los elementos pétreos ornamentales y estructurales, ladrillos, así como al revestimiento cerámico general del campanario. Los trabajos fueron adjudicados a la empresa Freyssinet, la misma que llevó a cabo las obras de recuperación del Convento de Los Descalzos.

Publicidad

Simultáneamente a las obras se procedió a la renovación y electrificación del conjunto de campanas. La veleta que coronaba la torre fue igualmente desmontada y, una vez bajada, los técnicos no salieron del asombro del estado en que se encontraba, dándose como un hecho milagroso, que no se hubiera desprendido del campanario. Como era, a juicio de los técnicos,   materialmente imposible su restauración se procedió a colocar otra de nueva factura pero a ésta le cayó una lluvia de críticas por su pésima ejecución. De ello se hizo eco la prensa. El diario El Correo de Andalucía de fecha 1 de noviembre de 2010, en un artículo firmado por su corresponsal Manuel Rodríguez, aparecía con el siguiente titular: Veto a la veleta de Santa Cruz de Écija. La Junta de Andalucía ordena quitar la recién colocada en la torre, y más adelante se decia: “Esa veleta no puede seguir en el campanario. La torre de Santa Cruz ya domina, restaurada, la vista de la plaza de Nuestra Señora del Valle de Écija, pero la veleta no es del gusto de la Consejería de Cultura. Tras más de seis meses de trabajo para solucionar los problemas de conservación que presentaba el campanario, “Freyssinet tendrá que sustituir la veleta que colocó, ya que la que corona la torre actualmente no gusta a la Dirección General de Bienes Culturales, encargada de sufragar la intervención”. 

Efectivamente, técnicos de este organismo visitaron Écija para supervisar el final de la obra, Como confirmó el portavoz del equipo de gobierno (PSOE), Fernando Martínez, corroboró que “había un elemento que no gustaba a la Dirección General de Bienes Culturales”, y se ordenó “la sustitución de la veleta por otra más acorde con el entorno y la época de la iglesia. Esa veleta todavía se tiene que confeccionar, pero diversas fuentes confirman que será una copia más o menos fiel de la que coronaba la torre originalmente”.

La nueva veleta fue diseñada por el artista local Rafael Amadeo Rojas y su ejecución se encargó, al prestigioso taller de Alberto Rodríguez “El Bomba”. La nueva veleta, en forma de Ángel, tiene 160 cm de altura. Construida su estructura interior de pletinas redondos y perfiles varios de acero inoxidable. El forrado de dicha estructura se hizo en chapa inoxidable de 1.5 mm. Cabeza, brazos, manos, cruz y ornamentación en el mismo material con tratamiento de desgrasado y lacado al horno.

Concluido el trabajo la nueva veleta fue presentada a los técnicos de la Dirección General de Bienes Culturales, y acto seguido, fue trasladada a la parroquia de Santa Cruz. Desde 2010 el nuevo giraldillo sigue esperando ser colocado en lo alto de la torre, mientras tanto, se ha expuesto en un altar de dicha iglesia donde puede ser visitada por los ecijanos y turistas que acudan al templo astigitano.

Mas de seis años han transcurrido desde que la Dirección General de Bienes Culturales, ordenó la sustitución de la veleta por otra más acorde con el entorno y la época de la iglesia. ¿Cuántos años más hay que esperar? Presumimos que tendremos que solicitar e instar reiteradamente los ecijanos a la Dirección General de Bienes Culturales que lleve a cabo dicha sustitución hasta que veamos cumplido el deseo de que la torre de Santa Cruz sea coronada por una veleta digna y se retire ese adefesio que nunca tuvo ser izada a lo mas alto del campanario.

Juan Méndez Varo

Veleta actual y la de antes de la restauración
Veleta actual y la de antes de la restauración
Publicidad
Tenemos WhatsApp 01a
Publicidad