La parroquia de Santa Bárbara es la más antigua de la ciudad, pues a ella fue trasladada la silla astigitana cuando la invasión agarena. Su archivo comenzó en 1513, aunque se sabe que ya por 1411 tenía un reloj, propiedad del Ayuntamiento, cuya campana vaciada por Antonio López, se tocaba cuando los criminales eran ajusticiados en la plaza mayor. El templo comenzó a reedificarse a principios del siglo XIX. El historiador Garay y Conde al referirse a su torre dice “se construyó sobre un torreón de aquella época, sin ninguna clase de adorno y de muy mal gusto, es de tres cuerpos, y sobre los vértices de su cúspide, se eleva una gran cruz pastoral de hierro labrador.” No es de la misma opinión el profesor José Hernández Díaz, que la señala como “ejemplar interesantísimo no solo en sí misma considerada, sino por su singularidad en el mudéjar Andaluz.”

Inmediatamente después de constituirse la Junta Gestora de la Hermandad del Cristo de la Expiración, ésta comenzó a recaudar fondos con el fin de hacer un nuevo "paso" para el Cristo ya que los tres históricos “pasos”·, entre ellos, una rica peana del siglo XVIII, se encontraban en estado lamentable de conservación. Éstos habían estado guardados en unas dependencias ruinosas, del patio que da a la calle Coronado, donde la lluvia y la dejadez dañaron notablemente todo el rico patrimonio artístico de la Cofradía.

La Real y Fervorosa Hermandad y Cofradía de Penitencia del Bienaventurado San Francisco de Paula, Sagrada Columna y Azotes, Santísimo Cristo de Confalón y Nuestra Señora de la Esperanza, establecida canónicamente en la iglesia del antiguo convento que perteneció hasta la exclaustración a la Orden de Mínimos de San Francisco de Paula venía celebrando los tradicionales cultos a sus Titulares. En 1963, el día 18 de marzo, tuvieron lugar las Siete Palabras, ocupando la Sagrada cátedra el Reverendo Padre Fray Javier Moreno, de la Orden de Predicadores de Jerez de la Frontera. Y el domingo 24 de este mes, último día de los cultos, la tradicional y Solemne Función Religiosa, llamada de “los labradores”, pues la intención principal es pedir una cosecha abundante.

Mediante una circular de la dirección del nuevo Centro de Enseñanza Media San Fulgencio, se informaba el inicio del curso académico 1965/66, para las enseñanzas de Bachillerato Elemental que simultáneamente quedó establecida para las modalidades de diurno y nocturno, de modo que los jóvenes que estaban trabajando podían tener también la oportunidad de estudiar el Bachillerato.

El día de san José, la Policía Municipal celebraba la festividad de su Patrón. Traemos para el recuerdo algunas instantáneas correspondientes a los actos celebrados el día 19 de marzo del año 1961. En una de ellas, la Policía Municipal con sus diferentes secciones: urbana, de tráfico, rurales y además los guardas de parques y jardines que posan en la plaza de Santa María tras la misa oficiada por el coadjutor y director espiritual don José Rejo.

La Asociación Nacional de Inválidos Civiles (ANIC) poseía en Écija una delegación, con unos cincuenta y cinco socios. Su delegada Rafalita Campoy Rueda, tomó posesión de su cargo el día 14 de julio de 1962. Durante su mandato impulsó notablemente esta asociación y promovió la festividad de su patrona Nuestra Señora de Lourdes. Los afiliados se reunían en la parroquia de Santa María, donde tenía lugar el acto religioso a cargo de su asesor don Esteban Santos Peña, y posteriormente se reunían en una comida de hermandad.

Publicidad