Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Traemos hasta aquí un ejemplo de los más absurdos e irresponsables derribos de una pieza del rico patrimonio artístico de la ciudad de Écija que se llevó a cabo en los años sesenta del siglo XX. Incomprensiblemente, la Iglesia de la Victoria, perteneciente a la ex-comunidad de los Mínimos, quedó mutilada por la desidia de los responsables: las dos portadas quedaron separadas del templo sin que se llegaran a ejecutar ningún tipo de obra de consolidación.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Las rogativas, ritos populares católicos de súplica, frecuentemente acompañados de procesiones, se celebran con motivo de necesidades ocasionales. Los ecijanos, a través del tiempo, han acudido a las imágenes de más devoción popular en los casos de necesidad y preocupación generalizada. Y, posiblemente, una de las imágenes que con más frecuencia ha salido con este fin ha sido el Cristo de Confalón, que se venera en la Iglesia de la Victoria, y siempre, con una petición secular en Écija: implorar su auxilio para remediar la pertinaz sequía.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Las primeras entidades bancarias que desembarcan en Écija fueron dos de amplio desarrollo en la geografía española: el Banco Español de Crédito y el Banco Hispano Americano. La primera abrió su sucursal en la segunda década del siglo XX, y la segunda lo hace el día 25 de enero de 1925, festividad de la Conversión de San Pablo, Patrón de la Ciudad. Ambas entidades coincidieron en ubicar sus oficinas en la Plaza de España, aunque en aceras distintas: Banesto tomó la del Norte y el Banco Hispano Americano la del Sur, aunque ésta última tuvo, con carácter provisional, una oficina en la zona Este, cerca de la Iglesia de Santa Bárbara, en tanto concluían las obras de adaptación del edificio.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Desde muchos años existía en la sacristía de la Iglesia de Santa María, un cuadro de la Virgen del Pilar Patrona de la Hispanidad de gran devoción. Su párroco Francisco Domínguez, con el fin de hacer más tangible esa devoción encargó al escultor sevillano Cayetano González, una imagen de talla que durante muchos años, procesionó por las calles de nuestra ciudad.

Más artículos...

Publicidad
Karsa 1a