Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Como decíamos ayer o antes de ayer, tras la generación heroica de la postguerra -que levantó España y se esforzó en olvidar enfrentamientos y agravios-, y la desnortada por la Transición que tuvo (que tuvimos) que coexistir y asimilar el aprendizaje de dos mundos absolutamente opuestos en los que la naturaleza del bien y del mal fueron invertidas repentinamente (lo que nos enseñaron como malo resultó ser genial y lo que nos enseñaron bueno resultaron tonterías); llegó una nueva generación - la que nació en la década de los setenta u ochenta del pasado siglo- que cambió “el oportuno cachete a tiempo”, por el “incalificable atentado de la guantá” y la bronca de los trasnoches, por la filosofía del diálogo con los lactantes hiperactivos.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Fue a comienzo de los años cuarenta del pasado siglo, cuando un pastor luterano alemán, Martín Niemöler, escribió su poema titulado “Cuando los nazis vinieron” que, posteriormente –y durante muchos años- se le atribuyó a mi admirado Bertolt Brecht. Poema que, por relación de ideas, durante las últimas semanas, no ha dejado de visitar mi memoria. Sus versos, finalizaban diciendo:

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Esta semana envío tarde mi artículo. Otras veces ha pasado, pero esta vez es porque me encuentro, literalmente desbordado con los actos de la Cuaresma. No creo que, durante estas fechas, exista un lugar en Andalucía que, en proporción a la población, tenga más actos cuaresmales que Écija. Pero por algo la llaman la “Ciudad de las Torres”, cuenta con cerca de veinte cofradías y con un censo de hermanos de casi veinticinco mil cofrades. Desde luego, aquí llega uno de esos listos a los que se les ha ocurrido proponer la supresión de la Semana Santa basándose en la laicidad del Estado, y va derechito al pilón de Colón o al de Puerta Cerrá, aunque estén más secos que la mojama.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

​No somos más tontos porque no nos entrenamos. Parece mentira que sigamos con la guerra de los sexos y los géneros. En vez de vivir en paz los unos con los otros y tratarnos como seres humanos normales, hay quien se empeña continuamente en encontrar agravios entre aparatos genitales, estrógenos y testosteronas, en fomentarlos e, incluso en inventárselos de forma inverosímil.

Más artículos...

Publicidad