×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 62

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Francisco Fernández-Pro: Letras breves... La filosofía del terrorSomos imbéciles. Si lo pensamos bien, somos imbéciles.

Hace dos semanas, en París, tres locos (“lobos solitarios”, se llaman), en nombre de un falso Alá sangriento, vengativo y excluyente, que sólo ellos y unos pocos más entienden, asesinaron a diecisiete personas.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Francisco Fernández-Pro: Letras breves... Romance a PodemosEn esta loca carrera
por el poder de Podemos,
cada vez hay más palabras
que desdicen lo que vemos.

Dijeron no ser de nadie
y hasta Irán les paga un sueldo;
dijeron que su Principio
y hasta su fin, era el Pueblo,…
más llegándose elecciones
que eligen ayuntamientos
(que son, por su poderío,
para el Pueblo su momento)
pasan o montan comparsas
que manejar desde dentro.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Francisco Fernández-Pro: Letras breves...Mi Dios diferido.-Dios no se me reveló directamente, sino que me llegó diferido. Fue justo cuando mi entendimiento tuvo conciencia, no sólo de lo que quería para mí, sino de lo que tenía que querer y hacer por los otros. Fueron mis padres –Antonio y Toti- los que estuvieron allí para mostrármelo, sin yo apercibirme siquiera de la suerte que tenía con tales testigos. Ellos no me hablaron de carretilla -y, por tanto, obviaron un montón de cosas que siempre se dijeron de Dios-; hicieron mucho más: me lo mostraron desde la inevitable dimensión de sus cicatrices y la firmeza inmensa de la Fe, la Paciencia y la Esperanza con la que vivieron su Calvario.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Francisco Fernández-Pro: Letras breves... Un brindis por MarcelinoQuerido Hermano Marcelino:

Mi primer brindis del año ha sido por ti. Justo cuando se cumplía el primer aniversario de tu huída. Te confieso que hoy no me cuestan tanto estas líneas como la primera vez que te escribí tras tu ocurrencia. Entonces, todos me pidieron que escribiera unas palabras en tu memoria (hasta nuestro amigo Don Fernando, el cura); yo me negué, porque no me salía nada. A los pocos días, se me ocurrió hacer lo que siempre hacíamos cuando nos sentábamos frente a frente y hablábamos los dos: abrir el corazón de par en par y dejar que fluyera la Palabra entre nosotros.

Más artículos...

Publicidad