Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Este lunes por la tarde, cuando caía ya el Sol por el Poniente y nuestras torres se cubrían lentamente con las sombras de la noche, fue cuando, en nuestra televisión comarcal, me topé con la propuesta que el señor Delis -como representante de IU- había hecho ante nuestra Corporación Municipal. Sin anestesia ni piedad, acometió por derecho la dosis de sinrazón que lo barretea y, de una sola vez, largó toda la cuota de populismo que los comunistas de toda la vida deben a estos podemitas que los andan apuntalando para que no acaben de escoñarse definitivamente.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Es triste un artículo como este, pero es triste la reflexión que me induce a escribirlo.

Según los medios de comunicación de nuestro mundo “civilizado” esta semana pasada, la Sociedad Internacional (en la que deberíamos caber todos) sufrió un gravísimo ataque en Manchester, en el que murieron 22 personas y resultaron heridas otras 59. Fue la acción de un loco que provocó un aluvión de condenas, de muestras de dolor, de homenajes póstumos, de minutos de silencio,… y, todo ello, aireado –una y otra vez, con todo detalle y todos los días- por todos los medios de comunicación.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Al hilo de esa “memoria cainita”, a la que nos referíamos en el artículo anterior, durante esta semana pasada he tenido conocimiento de dos noticias, que me han puesto los vellos de punta y, de paso, nos viene que ni pintadas para ilustrar el último párrafo de aquel artículo que, como conclusión, venía a decir: “… (… para considerarla “memoria”, deberíamos partir de la objetividad que nos concede el paso del tiempo y las informaciones veraces que nos proporcionan las investigaciones rigurosas de los asuntos)

Más artículos...

Publicidad
Publicidad