×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 62

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Francisco Fernández-Pro: Letras breves... Sin perdón.-No tengo perdón. Cuando me comprometí a escribir mis artículos, sabía perfectamente lo que iba a pasar, porque la cosa es bien sencilla: yo pienso lo que quiero y -salvo excepciones muy justificadas de pura justicia o solidaridad con la dignidad del prójimo- siempre digo lo que pienso, pase lo que pase o pese a quien le pese (y aunque me pese a mí el primero…) No es que sea santo o gilipollas, simplemente es que, como decía mi Hermano Marcelino, los que nacimos quijotes no tenemos enmienda (“ni falta”… le añadía yo)

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Francisco Fernández-Pro: Letras breves... De putas y putos.-Hace un par de días mi amigo y maestro, Genaro Chic García, me remitió un interesantísimo artículo sobre las Ordenanzas de Mancebías dictadas en Sevilla mediado ya el siglo XVI, más de medio siglo después de las dictadas en Écija -a finales del XV- con motivo de la visita de los Reyes Católicos a la ciudad y la prolongada estancia que disfrutó la Reina Isabel de Castilla en el Convento de Santa Inés del Valle (que hoy se nos sigue cayendo...)

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Francisco Fernández-Pro: Letras leves... Con ERE de “¿Caló?... ¡Caló, la de le era!... ¿o es que no te acuerdas?”; se lo decía un ochentón a otro al hilo de las temperaturas que nos agobian. No hace tantos años de esa caló. Muchos andaluces trabajaban en los campos de Sol a Sol, envidiando al señorito del cortijo que era el único que vivía bien, al amparo de la sombra y a la vera del botijo. El señorito: la condena perpetua de nuestra tierra, indeseada durante siglos, indeseable e inmerecida.

Más artículos...

Publicidad