“Tipografía”

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Confieso que, vistas las formas en las que Sánchez se hizo con el Poder y las muletas que se buscó para el asalto, me temía que, al final, sacaría de la chistera un Gobierno de esos de chichimosca patirápalante; sin embargo -y, a espera de que pase un tiempo prudente para verlas venir como se debe-, confieso que me ha sorprendido y para bien, el equipo del que se ha rodeado, salvo desgraciadas excepciones.

Publicidad

Más, como para mis análisis, siempre saco la balanza y voy sopesando lo bueno y lo malo de los datos que barajo, permítanme intentar el ejercicio de la objetividad, a ver lo que va saliendo.

Creo que debemos valorar positivamente las distintas procedencias de los ministros y, muy fundamentalmente, la de los catalanes, ya que Sánchez los ha elegido, claramente, entre los que han demostrado mayor firmeza en la defensa de la Constitución. Más considero negativa la elección de los ministros andaluces (anti-Susana), claramente inducida por intereses sectarios de partido.

En positivo, considero la presencia de europeístas convencidos, algunos de ellos con gran experiencia, como Borrell, Reyes Maroto, Teresa Ribera, Nadia Calviño, Luis Planas y, por supuesto, Pedro Duque. En contra, la de quienes, como exconsejeros que fueron de gobiernos autonómicos investigados por corrupción, pudieran estar implicados (directa o indirectamente) en casos similares a los que les han proporcionado el sillón. Si fuera así, habría que tirar de coherencia y desmantelar antes de tiempo parte del Gobierno.

En positivo, la presencia de gente muy preparada y con perfil técnico, fundamentalmente en el caso de Pedro Francisco Duque (pocos ministros españoles han estado tan preparados para su cometido); más, con él, también cuentan con una importante trayectoria curricular Dolores Delgado, Margarita Robles y Grande-Marlaska, a los que podríamos añadir otros que, aunque, fundamentalmente políticos, poseen una más que correcta preparación para el desarrollo de sus tareas, como Magdalena Valerio, Reyes Maroto, Luis Planas, Teresa Ribera y, por supuesto, José Maragall.

En cuanto a los de perfiles eminentemente políticos y de cualificación algo menos relevantes, pero que pueden aportar en positivo, personalmente señalaría a José Luis Ábalos y Meritxell Batet. Sin embargo, considero absolutamente negativas la presencia en el Gobierno, tanto de María Jesús Montero, como de Carmen Calvo, dos andaluzas a las cuales tuve la desgracia de seguir en sus trayectorias e, incluso, sufrir personalmente; y, si por ejemplo la primera, durante su mandato en la Consejería de Salud de la Junta, desmanteló la Unidad de Colagenosis del Hospital Virgen del Rocío, dirigida por el Dr. Sánchez Román y considerada la mejor de España o nos vendió nuestro “Hospital de Alta Resolución” con un récord de eufemismos, afirmo mi convicción de que Carmen Calvo Poyato fue la Consejera de Cultura que peor trató a Écija y a los ecijanos durante la Democracia, negando y suspendiendo subvenciones a nuestro Ayuntamiento, obstruyendo proyectos en marcha y paralizando el programa para la restauración de torres y espadañas.

Por otro lado, si en el platillo de lo positivo pusiéramos la presencia de mujeres, el de lo negativo deberíamos ocuparlo con la ausencia de hombres pues, si tanto se ha pregonado “la cremallera” y “la paridad” (hasta imponerla por ley), ¿por qué, ahora, esta incoherencia, esta discriminación positiva y este atentado a la legalidad impuesta? Mal comienza la andadura quien, al primer paso, deshilacha su alpargata.

En el platillo de lo positivo, la apuesta por la Constitución, la Unidad y la vocación europea. En el contrario, el poco valor que se le da a la Cultura, poniendo al frente de una cartera tan importante para el futuro de España, una ocurrencia con dos piernas como Maxim Huerta, al que se le encomienda un Deporte que ni entiende ni quiere (y que ha vituperado por activa y por pasiva); y una Cultura -¡tan necesaria!-, presentando como uno de sus mejores avales, su trayectoria en Tele5 (¡¡!!)

Al final, el fiel de la balanza me resulta esperanzador aunque, visto lo visto en materia de Cultura y esa igualdad de género tan desigual, no debe extrañarnos que sigan masacrando nuestra Lengua, empecinados en la estupidez de encontrarle el sexo a las palabras. Ahora es otra ocurrencia: el “Consejo de ministras y ministros”. Al segundo paso, otro roto en las alpargatas, por culpa de esa misandria cateta, ignorante y enfermiza que no comprendo (debe ser que algunos eso de embestir lo llevan en los genes).

Esperemos que, por el bien de todos y, tras los primeros tumbos de estos gestos a la galería de los horteras, este grupo –tan de márquetin, tan heterogéneo y tan bien ideado- hagan buenas mis expectativas y acaben por decantar la balanza hacia el lado de lo positivo (aunque sea cuando salga todo lo de los EREs de una puñetera vez y a Carmencita y María Jesús nos las devuelvan “a la caló” del Sur)

Publicidad
Tenemos WhatsApp 01a
Publicidad