“Tipografía”

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Entre vuelos de palomas
y repicar campanillas,
la más grande maravilla
por el Salón ya se asoma.
Publicidad

 
Jesús llena este momento
con su estandarte de Gloria:
su Muerte se hizo Victoria
y acabó su sufrimiento.
 
Su mano -¡pura elegancia!-
que nos bendice en la calle,
es la misma que en el Valle
derrama sus abundancias,
la que sanó a los enfermos,
la que bendijo los panes
y la que nos hace iguales,
pues se ha muerto para todos
este Cristo que en mí existe,
que por todos se resiste
y se queda entre nosotros.
 
¡Que vuelen ya las palomas
con sus vuelos de alas blancas!,
¡que repiquen las campanas
con esos toques de gloria!...
¡La Muerte pasó a la historia!
 
Ya ha pasado la porfía
de la sangre y el sayón,
ya se ha vuelto mi buen Dios
por la Senda de la Vida
y vivimos la Alegría
de esta joven primavera;
ya corren por las aceras
alegres chiquillerías
y hacen recia viguería
las hermanas costaleras
 
y, pues Jesús me lo fía
resucitando a mi vera,
ya es posible, cuando muera,
renacer con cada día. 

                                            (“Las Voces de mis Cristos”)

Publicidad
Tenemos WhatsApp 01a
Publicidad