“Tipografía”

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Escuchando hoy a Pepe Guardiola, el que fue entrenador culé, cómo solicitaba el derecho a votar una independencia catalana, porque el Estado Español está explotando a su tierra, recordé que hace ya unos cuatro años, escribí un artículo que titulé “Los catalanes y la solidaridad” y, en el cual, decía:

Publicidad

“… hay razones de ética política que evitan acelerar estos pasos. Nunca se debe olvidar el trasfondo histórico en que se sustenta la idea de Estado Español y que debe pesar en la toma de decisiones. Los encargados de dar estos pasos deben tener verdadera memoria histórica y no olvidar que, a finales del siglo XIX, Cánovas del Castillo (andaluz tenía que ser él) diseñó un Mapa Económico para el Estado, cuyas indeseables consecuencias se traducen en la España desigual de hoy en día.

“Ese Plan, que se ha mantenido hasta fechas muy recientes, subvencionó a las regiones ricas (Cataluña, las provincias Vascongadas y Madrid) para facilitar y potenciar su desarrollo industrial a costa de las regiones deprimidas (Andalucía y Extremadura, principalmente); las cuales se convirtieron en las proveedoras de mano de obra y materias primas. Desde entonces, aquellas, desarrollaron el Sector Secundario y éstas, el Primario.

Así fue como, durante décadas, mientras Cataluña disfrutó de las ventajas de inversiones y creció en riqueza con el fruto de una Industria próspera, Andalucía se fue despoblando, a la vez que era condenada a subsistir gracias a un campo que, secularmente, estuvo en manos de unos pocos. De esta forma, a la explotación de siglos se le sumó la pobreza impuesta en interés de otros; y, todo esto se hizo, lamentablemente, con la conciencia de un españolito de a pie al que habían convencido de que aquel esfuerzo (que duró casi un siglo) era bueno para España en su conjunto y, por tanto, para todos los españoles.

“Lógicamente, la actual realidad socioeconómica de nuestros pueblos (Andalucía, Cataluña,…) es consecuencia de esa Historia que no debemos olvidar.

“Creo que es deseable y posible que pronto nos convirtamos en un Estado Federal pero, aún así, tendrá que haber una Constitución (unas normas de convivencia) que deberemos de respetar todos y que, de alguna forma, preserve con garantía el derecho de todos los españoles a las mismas oportunidades de bienestar y  desarrollo, independientemente de su residencia.

“Creo que los políticos catalanes pecan de insolidarios cuando pretenden acelerar este proceso; sobre todo, porque lo hacen al considerarse agraviados por las aportaciones económicas que deben realizar para el desarrollo del resto del Estado; y Cataluña no debería olvidarse nunca de las otras regiones del Estado Español, mientras que no haya pagado su deuda de tantos años con las que fueron sacrificadas y les ayudaron –desde su pobreza y sus necesidades- a ser la región próspera que es ahora.”

Lo escribí hace cuatro años y hoy me ratifico con mayor certeza si cabe: todo lo que está ocurriendo en Cataluña es la deriva descontrolada, la huida hacia adelante, que iniciaron unos irresponsables tratando de tapar sus corrupciones políticas (léase CDC, Pujoles, Más,…); deriva que aprovecharon los fanáticos extremistas y antisistemas que siempre van rebañando lo que pueden (léase ERC, la CUP) y que fueron secundadas por burgueses reaccionarios y célebres ignorantes de la verdadera historia (como este Pepe Guardiola, cuya incoherencia ética, se traduce en sus 47 intervenciones con la Selección Española de Fútbol y la aceptación –en 2010- del máximo galardón que el Estado le otorga a un deportista español: la Medalla de oro de la Real Orden del Mérito Deportivo)

Lo dicho: me ratifico.

 

Publicidad
Tenemos WhatsApp 01a
Publicidad